Problemas de pintar en tonos neutros
Si estás pensando en pintar tu hogar, deberás tener en cuenta que no se trata solo de escoger un color, sino de elegir una gama de colores que funcionen entre sí y armonicen tu casa y tus emociones con el objetivo de sentirte a gusto y feliz. Pero piensa que el color no solo decora, sino que lo cambia todo.

Elegir y combinar bien los colores no es fácil: requiere de gusto, sensibilidad y de años de práctica. Por eso, es lógico que muchos se planteen pintar la casa con colores neutros. Y es que la mayoría piensa que es fácil decorar con blanco, beige o gris, aunque nada más lejos de la realidad: estos colores también causan problemas.

Problemas de pintar en tonos neutros

Blanco

Aunque muchos interioristas y decoradores aconsejan el blanco para pintar los hogares, ya que transmite luminosidad, lo cierto es que este color exige mucha luz natural y unos muebles de calidad para que el ambiente no parezca pobre y soso. Así que si entra poco sol en tu hogar o tus muebles son más bien sencillos, lo mejor es que aportes unos toques de colores atrevidos en complementos. Por ejemplo, puedes optar por tonos anaranjados o los vedes lima.

Beige

También es cierto que el beige contribuye a crear espacios elegantes y sosegados, aunque pueden resultar faltos de carácter. Lo mejor en este caso es mezclar paredes en camel con pinceladas en verde, gris perla o marrón rosado. De esta manera lograrás espacios relajantes pero con personalidad.

Problemas de pintar en tonos neutros

Gris

Por último, queremos hablar del gris, que modela atmósferas urbanas, pero que puede convertir las estancias en rincones demasiado oscuros. Si quieres crear un ambiente sofisticado y luminoso, lo mejor es que acompañes el gris con blanco y complementos en dorado y plata.