Pros y contras de las cocinas abiertas
Las cocinas abiertas cada vez están más presentes en los hogares, especialmente en los pisos de nueva construcción, ya que son ideales para aprovechar mucho más y mejor el espacio. Se utiliza sobre todo en los lofts, y su aparición hace unos años supuso un concepto innovador ya que deja la cocina totalmente abierta al resto de estancias de la casa.

Es una cocina similar a la americana, pero sin la famosa barra que haga de separación entre la cocina y el salón, por ejemplo, aunque puede ponerse igualmente. Si te puedes permitir la reforma, sin duda sería una decisión excelente. De todas formas, como todo en esta vida, tiene sus pros y sus contras, pasemos a ver con detalle cuáles son.

Ventajas de las cocinas abiertas

Pros y contras de las cocinas abiertas
Estas cocinas tienen muchas ventajas, y me gustaría destacarte a continuación las más interesantes.

– Más iluminación: la cocina es una estancia que siempre tiene grandes ventanas, por lo que es un lugar por el que entra muchísima luz. Al ser totalmente abierta, esa luz natural se aprovechará mucho más y se expandirá por el resto de la casa.

– Amplitud: al dejar esta parte de la casa abierta, hará que lo que la rodea para más grande, y esa sensación de amplitud siempre viene bien. Especialmente recomendable si tu casa es pequeña, ya que te quitará esa sensación de claustrofobia.

– Familiaridad: este tipo de cocina te permitirá estar hablando con el resto de la familia mientras cocinas, o bien ver la televisión o vigilar a los niños.

Inconvenientes de las cocinas abiertas

Pros y contras de las cocinas abiertas
Aunque sus ventajas sean fantásticas, tiene también algunos inconvenientes que merece la pena tener en cuenta antes de tomar una decisión final.

– Olores: al ser una cocina totalmente abierta, los olores no permanecen, por lo que se reparten por el resto de la casa. Eso puede ser bastante desagradable, así que cierra todas las puertas para que no entre en las habitaciones.

– Ruidos: la freidora o la olla a presión suelen hacer ruido, y eso puede resultar bastante molesto para quien está durmiendo, leyendo, estudiando o viendo la televisión.

– Distracciones: hay personas que cocinan para relajarse y olvidarse del estrés, pero con la cocina conectada al resto de la casa, pierdes esa tranquilidad. Estarás igualmente expuesta a distraerte con quien ve la tele o escucha música.