Puerta convertible en mesa de ping-pong
Cada vez oímos más a menudo la importancia que tiene el realizar un poco de ejercicio cada día, lo que ocurre es que no siempre disponemos del tiempo necesario o nos da un poco de pereza llegar a casa y volver a salir para hacer deporte. Por otro lado también está el hecho de que consolas y demás aparatos electrónicos se introducen en nuestra rutina y nos hacemos más sedentarios, llegando a denominar como “deporte” algún que otro videojuego.

Para poner fin a todas estas disculpas se presenta esta puerta convertible en mesa de ping-pong, un artículo tan ingenioso, como práctico y divertido. Un sistema de reglajes permite que el tablero quede anclado al marco tanto en posición vertical como en su uso tradicional horizontal. Con un solo gesto tu puerta se convierte en una mesa de juego a la que con un nuevo toque volverás a convertir en puerta… No tiene más misterio.

Puerta convertible en mesa de ping-pong
La mesa de ping-pong queda completamente plegada y solo volverá a oscilar cuando tú lo desees, de hecho hay que tener la puerta cerrada del todo para conseguir desplegarla, por lo que es un diseño seguro. Una de las grandes ventajas que te ofrece es que su montaje es como el de una puerta cualquiera y no necesitas contar con un espacio de grandes dimensiones para poder disfrutar de ella, algo que sería imprescindible para hacerte con el modelo habitual.

Sí que tendrás que considerar el espacio que debes dejar a ambos lados para poder moverte con comodidad, así como también es conveniente que no coloques ningún mueble ni objeto demasiado cerca de lo que se convertirá en zona de juego. Todo es cuestión de calcular el espacio exacto que ocupa esta puerta después de desplegar el tablero y convertirla en una mesa de ping-pong, una puerta que será la protagonista de tus reuniones familiares y con amigos.