Puertas correderas de cristal
Las puertas correderas de cristal son una de las grandes tendencias del año, ya que encajan perfectamente en cualquier estancia, son muy funcionales y su estética es realmente bonita. Quedan especialmente bien en ambientes modernos o minimalistas, pero lo cierto es que hay tantos diseños que podrás encontrar alguno para casi cualquier estilo decorativo.

La base de su éxito reside principalmente en que ahorran muchísimo espacio, por lo que son perfectas para estancias pequeñas. De todas formas, también son ideales para espacios amplios, ya que aportan elegancia y belleza estén donde estén.

En la cocina

Una puerta corredera en la cocina te permite aprovechar al máximo la pared, no teniendo así que dejar espacio para abrir y cerrar una puerta convencional. Puedes poner un mueble ocupando toda la pared y la puerta abrirá con que simplemente dejes un pequeño espacio detrás para los rieles. Al ser de cristal, aprovechará mucho más la luz natural y la enviará al pasillo o a la parte de la casa que esté al otro lado.

Junto a la escalera

Al lado de una escalera interior puede cumplir dos funciones principales: separar ambientes y tapar la vista al interior. Si es de cristal opaco, te dará intimidad en el caso de que alguien llame a la puerta, ya que se puede ir a abrir sin que la persona vea el interior de la casa más allá del recibidor.

Puertas correderas de cristal

En el baño

Sin duda es una de las estancias en las que más partido puedes sacar a una puerta corredera, sea o no de cristal. Si el baño es pequeño, esta puerta es la mejor opción para el acceso, ya que ahorra mucho espacio que podrás aprovechar para poner algún mueble o sanitario. Si el baño es muy grande, puedes también colocar una puerta en su interior para separar ambientes.

En el dormitorio

Puertas correderas de cristal
En el dormitorio puedes utilizar como puerta de acceso, para separar ambientes o en los armarios, y en cualquier caso quedará espectacular y aportará mucho a nivel decorativo. Elige un diseño que encaje en la decoración de la estancia y los resultados serán fantásticos.

En el salón

Por último, el salón, que es en donde las puertas correderas suelen ser más grandes. También valen de acceso o bien para separar ambientes, como en otras estancias. En este caso, quedarán muy bien si quieres utilizarlas para separar la zona de descanso del salón con la zona de comedor.