Cómo purgar los radiadores
Si tienes radiadores en casa lo más probable es que quieras saber cómo mantenerlos en el mejor estado posible, para ello deberás aprender cómo se purgan. Además, si sabes cómo purgarlos podrás reducir el consumo de energía de tu hogar porque tendrán un mejor funcionamiento y el sistema de calefacción de tu hogar será envidiable. Al purgar los radiadores del hogar se pretende sacar el aire que se acumula dentro de cada uno, si dejas que pase el tiempo sin purgar llegará un momento que el aparato no calentará con la misma eficacia que al principio.

El purgador es un aparato muy pequeño que tienen todos los radiadores en la parte superior izquierda o derecha del aparato, puede ser manual o automático. Es necesario conocer ambos para saber cómo funcionan y conseguir un mejor rendimiento para cada uno de los radiadores de tu hogar.

Purgador manual y purgador automático

En el caso del manual tendrás que hacer uso de un destornillador o una llave específica y colocar un recipiente justo debajo, porque al abrirlo caerá agua al escapar el aire. Pero no gires demasiado para evitar que salga demasiada agua o demasiado aire. En el caso del purgador automático será mucho más cómodo porque expulsará el aire sólo de forma automática, sólo tendrás que asegurarte de tanto en tanto que el funcionamiento es el adecuado.

Cómo purgar los radiadores

Qué debes tener en cuenta

Cuando se trata de un purgador automático no tendrás que preocuparte mucho porque se encarga el aparato de facilitarte la vida, pero si es manual deberás hacerlo cada vez que hayan estado un tiempo sin haber sido utilizados. Una manera de hacerlo cuando han estado tanto tiempo sin uso es abrirlo (el manual) de forma lenta y pausada para evitar que salga todo el aire acumulado o agua demasiado a presión.

Cuando has tenido un radiador apagado por demasiado tiempo, cuando lo enciendas escucharás un ruido, como un “crack” y un goteo, esto significa que se ha puesto en marcha. El aire que se acumula es porque el agua se descompone y si hay agua el radiador no calentará bien y por eso hay que purgarlo.

Cómo purgar los radiadores
Para empezar deberás tener en cuenta que si vives en una vivienda con más de una planta y tienes radiadores en todas ellas, serán en los de las plantas más altas donde acumulen más aire, por lo que deberás empezar a purgar siempre por los radiadores de las plantas más altas. Si te das cuenta que sale mucho aire y poca agua, entonces deberás poner el sistema de calefacción en marcha antes de seguir con la purga, así los radiadores volverán a coger agua de nuevo.

Si sólo tiene una planta tu vivienda, entonces deberás empezar a purgar los que estén más cerca de la caldera de tu hogar porque serán los primeros en empezar a funcionar, pero recuerda que deberás hacerlo en todos los radiadores de tu casa. Cuando acabes con todos comprueba que la presión es la adecuada en todos.

Consejos útiles

Por último es necesario que recuerdes algunos consejos para que cuando decidas purgas tus radiadores puedas hacerlo correctamente. En estas fechas de frío invernal y justo antes de que llegue la primavera es buena fecha para saber esta información, pero cuando llegue el invierno y haya pasado el calor del verano que los hayas tenido apagado bastante tiempo, deberás purgarlos. ¿Necesitas más consejos? No pierdas detalle.

– Purga los radiadores de forma periódica para que no acumulen agua o aire dentro.

Cómo purgar los radiadores
– Necesitarás un destornillador (seguramente plano) o una llave específica, según el modelo del radiador. No podrás olvidar usar el recipiente para el agua que caerá.

– Los radiadores que han estado mucho tiempo sin haberse utilizado deberán ser purgados siempre (casas de alquiler, después de una temporada, radiadores que nunca han sido purgados, etc.). Cuando los radiadores no calientan lo suficiente es una señal clara de que deben ser purgados.