¿Quieres comer en la cocina?
Son muchos los que, a pesar de disponer de un amplio comedor, prefieren comer en la cocina. De hecho, si nos fijamos en cuestiones prácticas, no hay nada más cómodo que comer en el lugar donde se cocina, ¿no crees? Así no hay necesidad de ir “paseando” los platos de aquí para allí y ensuciando otra estancia más del hogar.

Sin embargo, no todos tienen tan sencillo el hecho de comer en la cocina. Hoy en día las viviendas son muy pequeñas y, precisamente, la cocina no suele ser una de las estancias que más espacio tienen. Sin embargo, sea como sea tu cocina, siempre se puede buscar alguna idea para que puedas hacer como el resto y poder comer sin ensuciar el comedor o el salón y sin tener que ir de aquí para allá para poner y quitar la mesa. Sin embargo, el primer requisito para poder comer en la cocina es que ésta disponga de una buena ventilación (ventanas, terrazas, un buen extractor de humos…).

¿Quieres comer en la cocina?
Una de las mejores opciones es unir la cocina con el comedor tirando el tabique. Si no, puedes hacer uso de algunos elementos como las mesas versátiles, ideales para espacios pequeños. Podrás encontrarlas con espacio de almacenamiento, con sillas incorporadas, plegables… Si tienes espacio suficiente puedes colocar una mesa grande pegada a la pared o, incluso, en el centro.

¿Quieres comer en la cocina?
Otra opción es prolongar el mobiliario de cocina hasta crear una superficie donde se pueda comer sin tener que ubicar una nueva mesa. Se trata de las barras de desayuno. Algunas, incluso, son plegables, lo que permite prescindir de ellas cuando no se están utilizando. Si no, puedes acudir a las islas centrales, que pueden hacer de encimera y mesa a la vez.