Reglas clave para decorar tu hogar
Más allá de la parte divertida que supone escoger algunos de los detalles ornamentales de tu hogar, el proceso de decoración del mismo no es algo para nada fácil. De hecho, si eres de los más perfeccionistas que piensan hasta el más mínimo detalle puede que acabes teniendo grandes quebraderos de cabeza…

¿Cómo simplificar la tarea? Tomando algunas ideas de base y dejando que la imaginación y el buen gusto hagan el resto.

Las siguientes son algunas de las claves más fundamentales :

– Colores: Se clasifican según las gamas de colores cálidos (rojos, amarillos, naranjas, etc.) y fríos (blancos, azules, grises, etc.). Se dice que los primeros aportan energía y vitalidad y son ideales para las zonas comunes del hogar mientras que los segundos son más indicados para espacios de relax.

– Relación muebles-espacio: Abarrotar una estancia puede resultar cargante, pero quedarse corto con los muebles también puede resultar ridículo y poco práctico. Aún así, la regla decorativa que predomina hoy en día es la del ‘menos es más’.

– Equilibrio: Debes encontrar la armonía en la decoración, no solamente en cuanto a la cantidad de muebles o a los estilos decorativos empleados sino también respecto a la combinación de los colores. Recuerda que los tonos demasiado intensos en las paredes harán que éstas tomen el protagonismo por encima del resto de la decoración y que en ocasiones puedan incluso restarle luz.

– Iluminación: Es fundamental que la potencies por todos los medios, pues no solamente dará claridad y una sensación de higiene sino que además ayudará a agrandar los espacios a nivel visual. El uso del color blanco, de algún que otro espejo (reflejan y multiplican la luz), los elementos de materiales transparentes (muebles, muros, ornamentos, etc.) y una buena distribución de los muebles en el espacio son fundamentales para conseguirlo.

Y por encima de todo… ¡no descuides el presupuesto de tu decoración!