Rejas para las ventanas, un importante elemento de seguridad
Cuando tenemos niños somos capaces de sacrificarlo todo por ellos. Si lo hacemos con algunas cosas importantes de nuestras propias vidas, ¿cómo no hacerlo con la decoración?

Cuando tenemos hijos su bienestar pasa a ser nuestra prioridad en todos los sentidos. Precisamente por eso debemos tener en cuenta una serie de consejos para garantizar su seguridad en el hogar, entre los que se encontraría colocar rejas en nuestras ventanas.

¿Antiestético? Posiblemente un poco, pero las rejas cumplen un objetivo esencial de protección que en pocos casos podremos rechazar.

No obstante, y aunque puede ser un duro golpe para el cuidado interiorismo del hogar, estos elementos de protección pueden ir más o menos acordes con la decoración para no destacar demasiado.

Rejas para las ventanas, un importante elemento de seguridad
Aquí te dejamos algunos consejos, ¡esperamos que sean de ayuda!

– No en todos los casos tienen por qué ser necesarias, pero resultan imprescindibles cuando las ventanas sean demasiado bajas o sencillamente de fácil acceso para el alcance de los niños.

– Aunque sea difícil debes procurar seguir la línea decorativa de tu hogar, observando el estilo, los materiales y los colores que lo componen. La reja debería ser del mismo material que los marcos de la ventana para conseguir la armonía en el espacio; los colores, no obstante, sí que pueden variar ligeramente.

El estilo también es importante, pues si el estilo del hogar es clásico deberás escoger modelos barrocos con volutas en materiales de calidad como el roble o el cedro. Si es moderno seguramente podrás utilizar rejas de aluminio pintadas en algún color (generalmente blancas).

– Si no tienes intención de dejarlas para toda la vida también puedes hacerte con unas rejas empotrables, que podrás extender o recoger a un lado en función de si quieres cubrir o no la ventana.

Por último, cabe también remarcar la importancia del rejado de ventanas en los pisos bajos a pie de calle, pues a pesar de no suponer un riesgo para los niños sí que pueden proteger nuestro hogar de intrusiones no deseadas.