Renovar el baño sin hacer obras
Cuando tras ojear cientos de catálogos y tras muchas visitas a tiendas de decoración por fin nos decidimos por un diseño y un mobiliario para el baño siempre procuramos que sea de buena calidad, moderno y acorde a las tendencias.

No obstante con el paso de los años los materiales de las superficies, los mismos muebles y hasta los elementos decorativos secundarios comienzan a parecernos anticuados y aburridos.

Claro está que si estuviera en nuestra mano haríamos una reforma completa, pero los tiempos que corren no están como para gastarse un duro de más y cualquier reforma de obra en el baño supondría un coste demasiado elevado… Entonces, ¿cuál es la solución? Ni más ni menos que encontrar la manera de renovar la estancia con algunos elementos y detalles sencillos que le den un nuevo aire.

A lo primero que tienes que prestar atención es al color, y es que si no hay un fuerte cambio visual que impacte sencillamente no habrá cambio. Si vas a pintar las paredes te recomendamos escoger tonos claros que permitan ganar luz y espacio visual y combinarlos en muebles y complementos con algunos colores pastel (verde, azul, amarillo, etc.) o tostados muy suaves, pues sin duda ayudará a crear un ambiente relajante.

Ahora le llega el turno al mobiliario, que aunque puede que no lo esperases también tiene una buena capacidad de modificación: Las superficies de madera pueden ser pintadas (cambia pino o roble por blanco, por ejemplo), cubre con papel pintado las superficies de algunas puertas de armario o cajones y cambia tus antiguos tiradores por algunos más nuevos y modernos… ¡El cambio será brutal!

En cuanto a los complementos y la ornamentación del baño te aconsejamos deshacerte de todos los artículos básicos (jabonera, bote de cepillos, escobilla, etc.) que ya te parecen feos y obsoletos y sustituirlos por otros nuevos que no supondrán un gasto demasiado elevado.

Si tus azulejos eran de color y superficie lisa puedes decorarlos también con algunos vinilos especiales para baldosas.