Renovar el salón conservando los muebles
Cocina, comedor, dormitorios, cuarto de baño, garaje… Cualquiera de las estancias de tu hogar puede ser renovada sin necesidad de gastar más dinero de la cuenta, y es que si eliminamos el gran gasto que supone comprar muebles nuevos la inversión en tu ‘nuevo’ espacio será mínima.

Ya te habíamos dado algunas ideas generales acerca de ello, y hoy nos gustaría centrarnos en la renovación del salón manteniendo los muebles. Si llevabas tiempo valorando esta idea atiende a lo que te contamos y toma nota de los consejos e ideas que te dejamos a continuación… ¡Parecerá un espacio completamente nuevo!

Lo primero que debes hacer es deshacerte de cualquier elemento de tu anterior decoración, pues para renovar su imagen y conseguir una estancia nueva deberás cambiar cada uno de sus detalles: color, textiles, figuras, lámparas, etc.

Renovar el salón conservando los muebles
Una vez eliminado todo esto un buen comienzo puede ser pensar en los muebles de los que precisamente no te quieres deshacer, pues también necesitarán un poco de nuestra atención: analiza el estilo decorativo al que pertenecen y busca los recursos que pueden ayudarte a dar un giro a su imagen. Algunos buenos ejemplos para redecorar que se nos ocurren son cambiar los tiradores, pintar (preferentemente en blanco) y decapar los muebles clásicos para conseguir un estilo vintage, dar una capa de barniz a los rústicos o renovar el color de los muebles lisos y modernos con pinturas lacadas para muebles; no obstante, existen muchas otras ideas fáciles y económicas para renovar tus muebles.

A partir de aquí debes pensar en variar otros factores importantes como pueden ser la distribución de los muebles en el salón, el color o colores predominantes en la estancia y también cada uno de los detalles decorativos que la componen.

En este sentido, te recomendamos romper por completo con tu decoración y cambiar todo lo anterior: apuesta por elementos y tendencias contemporáneas como son los papeles pintados, los vinilos decorativos, las composiciones de cuadros y fotos o los textiles (cortinas, cojines, fundas de sillas y sofás, etc.), que ayudarán a marcar un antes y un después en la decoración de tu salón.