Renovar la fachada del hogar
A pesar de que muchos de nosotros vivimos en grandes edificios de pisos en los que nuestro poder de decisión se reduce a una mínima parte, las personas que viven en casas unifamiliares acostumbran a tener el mayor poder de decisión acerca de las modificaciones que puedan llevarse a cabo en ella (a no ser que exista un plan urbanístico que diga lo contrario).

Si tienes la suerte de entrar en este grupo y llevas un tiempo pensando en renovar la apariencia de la fachada de tu casa atiende, porque te contamos algunos elementos que le harán cambiar de aires.

Estas son algunas de las cosas que se nos ocurren para conseguirlo:

Renovar la fachada del hogar
– Puerta: Es una de las cosas que más llaman la atención de la fachada, no solamente porque ocupa un lugar central sino también porque es el lugar al que la mayoría de personas se dirigen. Cambiar la puerta es una buenísima opción pero no está al alcance de cualquiera, por lo que lo mejor es hacer algunas modificaciones: píntala con un color básico (blanco, negro, madera, etc.) o con un tono muy llamativo, cambia el pomo de la puerta, el número que identificaba a tu propiedad, etc.

– Fachada: Con este apelativo nos referimos a los muros exteriores del hogar, que no solamente deberás limpiar en profundidad sino que además también tengas que volver a pintar (repasa bien las juntas entre ladrillos y mejora los ladrillos feos). Se suele recomendar que la fachada tenga siempre un color más suave que el de la puerta.

Renovar la fachada del hogar
– Ventanas: Aunque probablemente te encantaría volver a cambiarlas esto es algo que no todos los bolsillos pueden permitirse, por lo que nuestro consejo es que les des una buena limpieza y que pintes los marcos en el mismo color que la puerta principal para no desentonar (siempre y cuando no sea demasiado llamativo).

– Iluminación exterior: Si la que tenías ya te está bien perfecto, pero si crees que podría mejorar la estética o la seguridad de tu hogar integra esos puntos de luz que consideres necesarios para el espacio con farolillos, lámparas, luces halógenas o focos. Además, puedes crear un camino iluminado por todo el jardín.

Para acabar, quizá puedas dar un poco de valor añadido a la decoración de la entrada exterior de tu casa gracias al uso de algunas plantas decorativas.