Restaurar un piso antiguo
No hay apartamentos más encantadores que aquellos que encontramos en antiguos edificios de décadas e incluso siglos atrás, pisos en los que a muchos de nosotros nos encantaría vivir…

Si eres uno de los estos afortunados debes sentirte orgulloso, pues decorarlo va a ser a la vez un placer y toda una aventura… De hecho, a pesar de todo lo bueno también es cierto que estos pisos necesitarán muchas más reformas que cualquier apartamento moderno.

De este modo, hay algunas cuestiones fundamentales a las que debes responder si no quieres arrepentirte después de haber llevado a cabo todo el proceso de renovación y decoración. ¿Quieres conocerlas? ¡No dejes pasar lo que te contamos!

Restaurar un piso antiguo
– Instalaciones: Como es lógico, las instalaciones antiguas dejarán mucho que desear para cubrir las necesidades decorativas y tecnológicas que tenemos a día de hoy, y además pueden resultar hasta peligrosas. Aprovecha también para esconder discretamente todos esos cables que tan antiestéticos resultan a la vista…

Con todo, es muy importante que inviertas el dinero que sea necesario para renovar todas las instalaciones obsoletas del hogar.

– Aislamiento térmico: Las puertas y ventanas antiguas son una clarísima desventaja de estos apartamentos, y es que a pesar de que pueden resultar bonitas decorativamente a la práctica exponen a nuestro hogar a todos los elementos temporales externos haciendo que podamos pasar más frío o calor de la cuenta. Comprueba y modifica ventanas, puertas, sistemas de calefacción y refrigeración del hogar, etc.

– Paredes: Puede que incluso el piso tenga algunos de esos antiquísimos papeles pintados de época o azulejos como los que recordamos de casa de nuestras abuelitas. Aunque la idea de conservarlos puede resultar atractiva para seguir una estética retro, lo mejor es que los elimines para renovar el aspecto y también el ‘aire’ de la casa, y es que tras tantos años puede haber tomado hasta olores y humedad.

– Suelos: A veces el problema no solo se encuentra en lo pasados de moda que están, sino también en que a menudo son irregulares o se han estropeado con el tiempo. Si quieres hacer una reforma sencilla puedes informarte acerca de sistemas como el suelo flotante (se pone encima del antiguo), los suelos cerámicos en seco o microcemento, por ejemplo.