Revestimiento de paredes de interior con madera
Siempre que pensamos en renovar nuestras paredes nos planteamos quizá el color con que pintarlas o qué tipo de papel pintado puede irnos mejor con el diseño general que queremos para la estancia; sin embargo, pocas veces pensamos en la madera como un recurso para cubrir nuestras paredes.

La madera es perfecta para aportar calidez y armonía a las estancias y crear un ambiente relajado para la esfera íntima.

Debes desengañarte si piensas que las otras opciones de revestimiento son mejores que la madera, pues precisamente con estas baldas no puede haber un resultado mejor: olvídate de las imperfecciones, las arrugas, los bultos o las grietas. Eso sí, es muy posible que si no estás hecho un manitas debas pedir la ayuda de un profesional, pues es una tarea cansada y laboriosa.

Si crees que puede resultar demasiado clásico, sencillo e incluso algo soso te recomendamos que eches un vistazo a los modelos de cualquier tienda. Allí te demostrarán que hoy en día no sólo hay baldas lisas y alargadas, sino que existen también muchísimos otros diseños originales con formas talladas en la madera para crear un ambiente cálido a la vez que contemporáneo, que no tienen porqué ser incompatibles.

Además, puedes hacer diferentes combinaciones para dar un aspecto más moderno a las estancias. Por ejemplo, puedes revestir una pared en madera y cubrir el resto con pintura o papel pintado, o bien hacer algo parecido cubriendo todas las paredes sólo hasta la mitad de la altura de la estancia y pintando la parte superior.

Lo que sí es cierto es que estas paredes son más aconsejables para un tipo de vivienda que para otra, y es que por ejemplo en los pisos pueden dar un aspecto algo cargante debido a las superficies más reducidas y a que suelen situarse en un entorno exterior urbano. Sin embargo, las viviendas unifamiliares o las casas de campo son perfectas para revestir con madera, que armoniza con el ambiente natural que suele predominar en este tipo de hogares.