Revestimientos para suelos y paredes
A día de hoy existen un montón de materiales, tamaños y diseños distintos para encontrar aquél revestimiento que más va con el estilo decorativo predominante en el hogar.

Si te estás planteando hacer una reforma y quieres innovar infórmate con nosotros de algunas otras posibilidades para cubrir tus superficies según los distintos materiales.

Son los siguientes:

– Madera: Sirve para absolutamente cualquier superficie lisa que queramos decorar y acostumbra a hacerse por paneles, por tablas o por listones. Puedes escoger desde los estilos más clásicos hasta los más contemporáneos o rústicos en función de tus gustos y de tu estilo decorativo, pues la variedad en el mercado es casi infinita.

¿Un defecto? Las de tipo natural (nada de imitaciones sintéticas) no suelen ser una opción demasiado económica.

– Corcho: Como el anterior, suele venderse por paneles o losetas en diferentes tamaños y en una gran variedad de acabados decorativos (pintados, barnizados…). Por si no fuera suficiente, utilizar este material en nuestros recubrimientos ayudará a aislar térmica y acústicamente las habitaciones de donde lo coloquemos.

Revestimientos para suelos y paredes
– Mármol: Este material utilizado desde la antigüedad sigue siendo de los favoritos, y es que no solamente es ideal para cualquier superficie sino que además es decorativa (con muchísimos estilos) y muy fácil de limpiar.

– Piedra: Está a la última, y es que además de dar un toque natural y acogedor ahora también resultan muy elegantes gracias a las cada vez mejores propuestas de los fabricantes. En el mercado se pueden encontrar de tipo natural u artificial, aunque estas últimas no resultan tan resistentes.

– Plástico:Se utiliza muy especialmente en las paredes, donde el metacrilato y las resinas están tomando cada vez un mayor protagonismo.

– Cerámica : Suelen venderse por azulejos o losetas y pueden tener acabados esmaltados o completamente naturales. Resistentes y de fácil limpieza, estos recubrimientos están disponibles en un montón de tamaños, estilos y composiciones.

Otros revestimientos más habituales todavía son la pintura o la moqueta, por ejemplo.