Un rincón organizado para la entrada
Las entradas de las casas son el lugar donde nos “descargamos” de un montón de artilugios cuando entramos por la puerta. Las llaves, las monedas… En muchos casos, también recurrimos a estos espacios para dejar libretas de notas donde apuntar (por ejemplo) la lista de la compra, o aprovechamos el espejo para pegar post-it y notas para la familia.

Un pequeño rincón o esquina, que parece que no sirve para nada, puede aprovecharse a tope para organizar bien todas estas cosas y despejar otros espacios. ¿El truco? Equiparlo con accesorios ingeniosos y, además, muy decorativos.

Paredes claras y una balda blanca

Un rincón organizado para la entrada
Como primer paso, os aconsejo que pintéis las paredes de un tono claro. Os ayudará a encontrarlo todo a primera vista, y dará una sensación luminosa al cruzar el umbral. El color azul pastel de las fotos, combinado con los rodapiés blancos, es una buena propuesta. A continuación colocaremos una balda con forma de cuarto de círculo, con soportes invisibles y lo suficientemente gruesa como para ser sólida y estable. Si la pintáis de blanco quedará preciosa. Sobre la balda podéis colocar botes para lápices, libretas de notas y alguna caja para dejar las llaves, las gafas o las monedas.

Organizadores para documentos

El cuadro para notas que aparece en estas imágenes es una idea fantástica, muy fácil de hacer. Basta con pegar una lámina de corcho sobre una tabla de DM o contrachapado y forrarla con una tela alegre, grapándola por el revés. Unas chinchetas de colores completarán el cuadro, perfectas para colgar las notas. En el lateral izquierdo de este rincón se han colgado unos archivadores para documentos (facturas, cartas…), a los que se les han pegado unas etiquetas metálicas autoadhesivas donde anotar lo que contienen. Por último, el bonito organizador de mimbre de la izquierda está colgado de la pared y da un toque rústico y nostálgico al rincón.