Ropa de cuna en colores vivos
Decorar la habitación de un recién nacido es una de las partes de la decoración de interiores más bonitas y que cuenta con mayor número de posibilidades. Desde los diseños de muebles más clásicos hasta los más modernos, hay una gran variedad de modelos por los que decantarnos y lograr el ambiente perfecto que estábamos buscando. Del mismo modo, el colorido juega un papel muy importante, y cada vez son más las aportaciones cromáticas que se van incorporando también a este espacio.

Por lo general, el cuarto de un bebé suele ser decorado con tonos pastel. En muchos casos se utilizan los clásicos rosas para niña y los azules para niño, pero también se están empleando mucho los amarillos y verdes claritos. La gama de los beige también es de las más utilizadas. Pasado un tiempo, es cuando ese cuarto va tomando nuevo colorido a medida que el niño va creciendo y se le van incorporando juguetes y complementos conformes a esa edad.

Ropa de cuna en colores vivos
Lo que ocurre es que no a todo el mundo le gusta utilizar estos tonos tan neutros y tampoco quiere una habitación pintada o amueblada con colores chillones para un bebé. Encontrar un término medio antes era más difícil, puesto que todo el menaje para el recién nacido se hacía en las gamas más pálidas. En la actualidad, ya son muchas las casas que diseñan ropa de cuna en colores vivos, una opción muy vistosa para salir de la norma cromática tan estricta hasta ahora.

Como puedes ver en las imágenes que te muestro, una habitación de bebé completamente blanca se convierte en un espacio alegre y vistoso gracias al edredón y la chichonera en tonos pistacho, amarillos, rojos… una combinación muy divertida que también puedes apreciar en el juego de sábanas. Los diseños también son muy típicos para bebés, como es el caso de estos pollitos, que también podrás encontrar en cojines con formas o en fundas tradicionales.