Sacar partido al cuarto de baño
El cuarto de baño es uno de los lugares más utilizados de nuestro hogar aunque también uno de los más íntimos, por lo que su diseño debe cumplir con buenos criterios decorativos y de organización.

De hecho, no importa tanto la cantidad de metros de los que dispongas en el baño sino que sepas aprovechar el espacio al máximo.

¿Cómo? En Interiorismos te contamos algunas de las claves.

El primer paso es tomar medidas y ser realistas en cuanto a lo que podremos y no podremos llevar a cabo en este espacio: haz una especie de croquis probando las distintas organizaciones que podrían tener los muebles básicos del cuarto de baño y escoge la que resulte más práctica y decorativa.

En este sentido, entendemos por un cuarto de baño práctico aquél que es capaz de albergar todo lo que precisamos manteniendo un espacio lo más amplio y confortable posible para un cómodo paso: ganarás espacio agrupando los diferentes elementos en una misma pared o pegando piezas sanitarias y griferías al muro, por ejemplo.

En relación con esto también es importante que intentes colocar los muebles y cada uno de los elementos (espejo, etc.) de manera que ayuden a propagar la luz en el espacio haciéndolo más amplio a nivel visual; los tonos claros serán también buenos aliados de la decoración para lograr este objetivo.

En lo que al mobiliario se refiere te recomendamos apostar por muebles ligeros tanto a nivel físico como visual, elementos sencillos y de líneas rectas que no obstante posean una gran capacidad de almacenamiento sin ocupar demasiado. Los muebles verticales son una buena opción para conseguirlo ocupando menos espacio físico horizontal, pero tienen la desventaja de recargar más el aspecto del baño.

Una buena opción para aprovechar espacios muertos es colocar algunas baldas o estanterías en las partes altas (sobre el inodoro, por ejemplo) o en las esquinas de la pared.