Salón con comedor
Aunque hay a quien pueda sonarle raro, lo cierto es que la mayoría de hogares de hoy en día no pueden permitirse la posibilidad de disponer de suficientes estancias como para separar el salón de la zona del comedor.

Por ello a menudo no queda más remedio que utilizar la principal zona de reunión del hogar para ambas funciones… Tranquilo, porque aunque pueda parecer complicado pensando un poco seguro conseguirás tu objetivo de sacar el máximo partido a la estancia sin recargarla visualmente.

Para que no te sientas solo en la tarea, en Interiorismos queremos darte algunos buenos consejos e ideas. ¡No te los pierdas!

Organización del mobiliario
Esto no es algo que decidas tú en exclusiva, y es que tienes las prerrogativas que el mismo espacio te ha marcado. De este modo, si la estancia es rectangular no tendrás más remedio que ubicar el mobiliario en paredes enfrentadas o en paralelo (con la zona de comer más cerca de la cocina), mientras que si es cuadrada las posibilidades se multiplican, pues ya tendrás la posibilidad de colocar los muebles en rincones totalmente opuestos si te viene en gana.

Salón con comedor
Separación de ambientes
Siempre que sea posible debes procurar que ambas partes se encuentren diferenciadas, puesto que una debe ser utilizada en exclusiva para tu tiempo de ocio y de relax. Puede que tengas la suerte de que las mismas formas de tu estancia favorezcan una separación de forma natural (un rincón donde quepa la zona de comer, por ejemplo), pero si no es así deberás buscar tú mismo la mejor manera a través de los elementos del mobiliario (sofás, cajoneras, etc.), de la ornamentación (plantas o alfombras, por ejemplo) y hasta de los colores, todos ellos muy útiles para este fin.

Iluminación
Es importante también tener en cuenta que cada una de estas zonas precisará un tipo de iluminación distinta en tanto que las actividades que en ellas se realizarán también lo son: La zona comedor precisará una luz directa sobre la mesa, mientras que la zona de descanso perteneciente al salón es preferible que tenga una luz más relajada que puede proceder tanto del techo como de las paredes.