Sanitarios de colores
Hasta hace unos años, el cuarto de baño era simplemente esa estancia pequeña a la que ibas muy poco, por lo que no se le prestaba mucha atención a nivel decorativo. Eso ha cambiado, y actualmente hay cuartos de baño que son una verdadera maravilla de cómo están decorados, además de que también han aparecido muchas tendencias que permiten cambiar con esa dinámica de no darle protagonismo a esta estancia.

Ese éxito en la decoración de los baños hace que hayan aparecido un gran número de elementos que son perfectos para darle un aspecto espectacular, que puede ser además en diversos estilos para lograr exactamente lo que estás buscando. Destaca especialmente el tema de los sanitarios, que se fabrican en una gran variedad de diseños, colores y formas, lo que te permite tener un cuarto de baño 100% a tu gusto.

Sanitarios originales

Sanitarios de colores
Si lo que buscas para tu cuarto de baño es originalidad e innovación, no cabe duda de que una de tus mejores opciones es utilizar sanitarios de colores. Deja de lado el tradicional blanco para apostar por diseños en rojo, verde, azul, naranja… todos ellos generan un excelente contraste con las paredes blancas, por lo que no se pierde luminosidad.

Sanitarios de colores
Son más caros que los blancos, pero la inversión merece la pena ya que aportan muchísima personalidad y estilo, especialmente si eres una persona alegre a la que le gusta el colorido. Según el diseño, lo que puedes lograr es elegancia, si es lo que buscas, ya que además eso no está reñido con la originalidad. También hay tonos brillantes en negro o rojo, lo que hace que destaquen mucho más.

Sanitarios de colores
Como recomendación, analiza bien el baño y los sanitarios que va a poner, ya que los colores siempre pueden llegar a aburrir más que el blanco. Es una inversión para largo plazo, así que ten claro que no los cambiarás a los dos días, aunque si eliges bien puedes cambiar otros elementos y que parezca una decoración diferente.

Inconvenientes

Si hubiera que buscarle algún inconveniente, empezaría por el precio, que ya he comentado que es más elevado que los blancos de toda la vida. Otro que te puedes encontrar es más higiénico, ya que la suciedad se aprecia más que en el color blanco, por lo que tienes que limpiar más a menudo. De todas formas, con un trapito que pases ya la quitas, así que tampoco es que tenga cosas en contra como para que decidas no apostar por el colorido.