Seguridad infantil en zonas de paso
Por más que hayamos trabajado la decoración de nuestros hogares, cuando un pequeño llega a la familia el diseño interior pasa a un segundo plano y todas las precauciones nos parecen pocas para mantenerlo siempre en un espacio seguro que no ponga en peligro su integridad física.

En algún momento ya te habíamos hablado de la seguridad de los niños en el hogar, y en esta ocasión queremos centrarnos concretamente en el peligro que pueden entrañar las zona de paso para ellos.

A continuación te dejamos algunos buenos consejos que garantizarán la seguridad infantil en pasillos, recibidores, escaleras o puertas, por ejemplo.

– Iluminación: Asegúrate que todos los espacios de paso (recibidores, pasillos, etc.) tienen una buena iluminación a la que puedan acceder tus hijos en caso de despertarse a media noche para ir al baño o para cumplir cualquier otra necesidad. Si tienen problemas con la oscuridad, coloca una luz tenue justo a la salida de su habitación para que pueda iluminar su espacio de una forma indirecta o bien una lamparilla con luz muy suave que les permita descansar a la perfección; no olvides que colocar ropa o textiles encima puede ser un peligro puesto que podría prenderse.

Seguridad infantil en zonas de paso
– Escaleras: Son uno de los mayores peligros para los niños, pues una mala caída podría tener nefastas consecuencias. Instala barreras de seguridad con seguro (homologadas por la UE) tanto el extremo superior como el inferior, asegúrate de que las barandillas no están demasiado separadas y arregla los escalones que estén estropeados para evitar caídas. Por último, procura colocar adhesivos antideslizantes en los escalones y mantenlos recogidos, pues cualquier objeto fuera de lugar podría provocar caídas a los niños así como a ti mismo.

– Suelos: Aunque no pertenece únicamente a las zonas de paso merece una mención, pues es un factor de gran importancia. Evita los suelos de baldosas pulidas y coloca tiras antideslizantes bajo las alfombras.

– Cristales transparentes: Si tienes puertas de cristal para el balcón, por ejemplo, deberás colocar un adhesivo para apreciar con facilidad que la puerta se encuentra cerrada para así ahorrar golpes innecesarios.