Selección de un esquema de colores
Algo tan básico como es el color parece que no es realmente importante en la decoración. Pero todo lo contrario, el color es el factor más importante de un proyecto de decoración. Podemos disponer de un conjunto mobiliario y enseres muy hermosos, pero si la elección de los colores no se complementan con los muebles, alfombras, paredes, etc, no va a resultar para nada agradable. Dará lugar a un espacio raro e incómodo, en donde no queramos pasar nuestro tiempo.

Desarrollo del esquema

Para desarrollar el esquema de colores para nuestra casa, estancia o habitación específica debemos observar las cosas, objetos y muebles que queramos reutilizar, de qué colores son esas piezas, si está conforme con el color o si no está de acuerdo, preguntarnos si se puede cambiar con pintura o con un tapizado de otro color de tela.

También tenemos que tener muy en cuenta la cantidad de luz natural que tenemos, qué queremos conseguir con el color, qué sensaciones queremos que transmita la estancia, qué función realiza, etc.

Por ejemplo, si tenemos una habitación con poca luz natural y resulta muy oscura, tendremos que decorarla con colores claros para potenciar la luz.

Significados de cada color

Selección de un esquema de colores
Es necesario tener en cuenta el siguiente significado que cada color en sociedad.

Rojo: Muy excitante en los ambientes, debe usarse con mucha prudencia.
Blanco: Es el color de la pureza. Agranda los ambientes y da más luminosidad.
Verde: Su uso es bastante complejo. Puede dar tanto calidez como frío según la tonalidad.
Amarillo: Es vital, luminoso y estimulante.
Gris: Representa el color de la guerra, cemento, ciudad, tristeza y si se usa, se recomienda combinarlo con colores más cálidos.
Azul: Es el color de la paz, aporta serenidad y calma.

Aprendiendo estos significados y teniendo claro qué sensación queremos transmitir, ya podremos elegir nuestro color.