Separar ambientes del hogar con distintos suelos
En la decoración del hogar nos encontramos con numerosas ocasiones en las que combinamos diferentes ambientes en una misma estancia, esto puede darse por diferentes motivos, ya que en ocasiones buscamos esa unión sin tabiques como opción decorativa preferente y voluntaria, y en otras ocasiones recurrimos a ella forzados por la necesidad a la que nos obliga el espacio tan reducido con el que contamos.

Este último supuesto es el que se nos da en la fotografía de hoy, donde podemos observar cómo conviven en perfecta armonía la cocina y la sala de estar, una de las uniones más habituales que venimos viendo hasta ahora. En este caso en concreto la separación bien podría venir dada por la isleta que conforma cocina y mesa, algo muy utilizado y que delimita perfectamente la diferencia de ambos espacios.

Puesto que el exterior de dicha isleta también se utiliza como parte de la cocina dada su doble función de encimera y mesa de comedor, la separación óptica se ha visto reforzada cambiando el material con el que se ha revestido el suelo de la estancia. Partiendo de la base de un suelo de madera, podemos apreciar con claridad como la parte que corresponde a la cocina está perfectamente diferenciada por un suelo de mármol que delimita su extensión. Una opción que resulta tan estética como práctica.

Al haber elegido este material no sólo logramos un efecto óptico, sino que también le estamos dando a la cocina un suelo que sufrirá mucho menos que la madera, y cuya limpieza y mantenimiento son mucho más sencillos al ser de mármol. De este modo nos encontramos con una solución práctica, lucida y provechosa, que es lo que al fin y al cabo buscamos siempre a la hora de decorar cualquier estancia de nuestro hogar.