Separar espacios con un sofá diván
En los últimos tiempos, venimos hablando mucho de las distintas maneras de separar espacios, eliminando así paredes y tabiques. Este hecho hace que ganemos en amplitud, tanto física y real, como visual, puesto que te permite conjugar un par de ambientes en una sola estancia, algo que además de espacio, también aporta luminosidad.

Para separar ambientes con métodos que excluyan las paredes existen diversas propuestas, tales como paneles, biombos, estanterías abiertas por ambos lados, etc.; pero hoy quiero hablarte de otro sistema, y que consiste en realizar esa separación visual con un sofá cuya terminación se prolonga a modo de diván.

Como puedes ver en la imagen que hoy te traigo, tenemos ante nosotros una sala-comedor, bastante espaciosa gracias a no contar con ningún tabique. La distribución de esta sala parte de la pared principal, en la que se ha colgado el televisor, y que será la encargada de orientar el resto del mobiliario en torno al mismo.

De un modo recogido en forma de U, podemos ver como un sillón monoplaza yace bajo el ventanal. Al otro lado, arrimado al total de la pared, un sofá tresillo, del cual nace la terminación en diván, cerrando así la forma en U de la que te hablaba. Esta prolongación del sofá favorece la separación de ambientes, pero resta el ahogo que daría el poner en su lugar otro sofá con respaldo.

Del mismo modo, esta sensación destaca aún más al haber añadido al entorno una estantería baja de madera, cuya finalidad es tan estética como funcional. Esta elección favorece que la parte destinada a comedor, donde podemos ver la mesa, en primer término, pueda disfrutar igualmente del televisor y de una amplitud que nunca tendría con tabiques. Un juego de mesa y sillas de un estilo y colorido diferente, que combina a la perfección con la decoración anteriormente descrita.