Siéntete bien en casa
Llegar a casa es de lo más importante del día puesto que llegas a tu refugio, a tu hogar…y debes sentirte bien nada más entrar por la puerta. Si cuando llegas a casa tu estado de ánimo no mejora después del estrés diario habrá que hacer algo en cuanto a tu decoración para que eso cambie para mejor. Además de los colores y el mobiliario tendrás que tener en cuenta otro tipo de detalles que te ayudarán a sentirte mejor cuando llegues a tu casa cada día.

Plasma tu identidad

Tu casa eres tú y así debe notarse nada más entrar por la puerta. Entrar en tu casa debe significar entrar en dónde mejor te sientes del mundo y por este motivo deberás evitar a toda costa las decoraciones frías o sin personalidad propia. Por este motivo te aconsejo que decores tu casa con fotografías de aquellas personas que más quieres y con imágenes que te gusten o bonitos recuerdos. No tengas habitaciones vacías en la casa y aprovecha cada rincón para realizar las actividades que más te gusten en ellas.

Iluminación natural

La luz del sol levanta el ánimo a cualquiera, y es que los espacios con poca luz deprimen así que asegúrate que dejas pasar la luz del día por tus ventanas para beneficiar tu estado de ánimo. Para controlar la intensidad de luz no dudes en poner una cortinas claras y recuerda abrir tus ventanas 10 minutos al día para renovar el aire.

Siéntete bien en casa

Colores vivos

Si necesitas levantar el ánimo cambia los cojines de tu sofá por otros más vistosos y con colores más alegres, y lo mismo te digo con los detalles de la casa. No es necesario que vuelvas a pintar todo tu hogar con nuevos colores para levantar tu ánimo pero sí te animo a que des toques de alegría con pequeños detalles.

Cuadros originales

Los cuadros originales siempre van bien porque gusta mirarlos y ayudan a ver el mundo de diferente manera por este motivo crea arte en tu hogar ¡pero hasta en el cuarto de baño! Cuanto más espacios tengas con elementos originales mejor.

Tu dormitorio lo más importante

No tengas tu dormitorio de cualquier manera y mantén siempre orden y limpieza, deshaciéndote de todo aquello que pueda perturbar tu descanso. Además si necesitas puedes cambiar los muebles de lugar o cambiar algunos textiles por otros que te gusten más y te ayuden a encontrar el relax.