Sillas colgantes para interior
Desde que descubrí las sillas colgantes algo cambió en mí. No sé si tendrá que ver que desde pequeña me han encantado los columpios y los balancines pero las sillas colgantes de interior son mucho más que sillas o asientos, son zonas de confort donde el hecho de quedar suspendido en el aire lo hace totalmente mágico. ¿No te parece una idea estupenda para decorar tu hogar y además sentir como el estrés se aleja de ti?

Igual te estás imaginando una silla con sus cuatro patas colgada del techo como “silla colgante” y aunque la idea puede ser divertida no creo que sea ni muy cómodo ni muy seguro. Cuando hablo de sillas colgantes me refiero a confortables sillas hechas para tal uso por lo que tienen una forma redondeada y peculiar que con unos cojines dentro lo hacen de lo más cómodo y atractivo.

También en el interior

Igual estés más acostumbrado a verlas en el exterior en bonitos jardines, pero en el interior estas sillas es una apuesta segura. Digamos que las sillas colgantes son una evolución de las hamacas y de las sillas huevo, todo en uno.

Además en el mercado vas a poder encontrar muchos diseños, colores y materiales por lo que estoy convencida que podrás encontrar la silla colgante perfecta para tu hogar, sea cual sea el estilo o el tamaño.

Materiales

Los materiales más habituales que encontrarás en estas sillas será el mimbre, el ratán, el metacrilato o de textil y es que la evolución de estas sillas ha hecho que sean muy cómodas y que empiecen a ser más comunes en los interiores del hogar.

Sillas colgantes para interior
Tengo que decir que aún no he visto ninguna colocada en el interior de un hogar pero espero que esto empiece a cambiar porque realmente son muy cómodas y confortables.

¿Dónde colocarlas?

El sitio dependerá de dónde quieras darle el uso pero como te comento cualquier sitio es adecuada mientras sea espacioso (aunque la cocina y el cuarto de baño quedan descartados por la poca utilidad que se le podría dar en estas estancias).

Lo que sí está claro que son un recurso más que divertido sino también relajantes por lo que a mi parecer quedarían estupendamente en el salón, dormitorio e incluso en la habitación de los niños o los adolescentes. ¿Un columpio en la habitación para echarse la siesta, leer o simplemente relajarse? ¡La idea es maravillosa!