Sillones en el dormitorio de matrimonio
Por problemas de espacio no todo el mundo puede contar con muchos accesorios o muebles en el dormitorio de matrimonio por lo que el mobiliario suele limitarse a la cama, dos mesitas de noche, el armario y alguna estantería. En los dormitorios más grandes hay más posibilidades para adornar y para incorporar más elementos como por ejemplo los sillones.

Igual piensas que los sillones pueden ser estupendos para salas de estar o para salones pero que no encaja en un dormitorio ¡nada más lejos de la realidad! Los sillones pueden aportar mucho a un dormitorio por lo que es una opción más que recomendable pensar si incorporar o no un sillón a tu habitación.

Usos del sillón

El sillón puede tener usos múltiples en el dormitorio pero el que más me gusta sin duda es el de utilizarlo como un lugar de descanso antes de ir a la cama o durante el día. El sillón puede ser un lugar donde leer cómodamente antes de meterse en la cama, donde relajarse en un momento de cansancio, un lugar de meditación o únicamente para pensar en las cosas que pueden molestar tu mente.

También se puede utilizar como mueble auxiliar (este uso estoy segura que todo el mundo antes o después se lo da), es decir si por la noche necesitamos un mueble para poder dejar la ropa doblada para ponérnosla al día siguiente el sillón se convierte en una opción excelente. ¿Qué más usos le darías tú?

Sillones en el dormitorio de matrimonio

¿Cuál sillón elegir?

Es importante considerar el espacio que tienes en tu dormitorio para poder seleccionar un tipo de sillón u otro. Además tus gustos y la decoración de tu dormitorio de matrimonio resultan imprescindibles para poder escoger un modelo u otro. Hay quienes tienen un gran dormitorio y deciden decorar en lugar de con un sillón con un sofá chaise longue para darle gran elegancia a la estancia y utilizar no sólo el dormitorio como lugar para dormir sino también para disfrutar de la estancia.

Aunque no es necesario colocar un sofá, también se puede disfrutar colocando por ejemplo un sillón o dos sillones y quizá también alguna silla e incluso una mesa auxiliar (todo en combinación con la estancia) para poder así darle otros usos al dormitorio principal.

Mueble secundario

Vale la pena remarcar que aunque el sillón sea un mueble que vale la pena tener en el dormitorio nunca deberá quitarle importancia a otros elementos prioritarios como la cama o los armarios. El sillón, sillones, sofá o las sillas siempre tendrán que ser complementos secundarios y establecer un equilibrio y coherencia en la decoración del dormitorio.