Sistemas de aire acondicionado portátil
Llega el calor y por unos u otros motivos volvemos a temer que este verano volveremos a sufrir las altas temperaturas acompañados por un abanico… ¡No hemos podido instalar nuestro aparato de aire acondicionado!

Sí, es cierto que los ventiladores son el recurso más tradicional para evitar las calurosas tardes estivales, pero, ¿qué dirías si tuvieses la oportunidad de disponer de tus aparatos de aire portátiles?

Ahora esto es ya una realidad, y es que estos aparatos son una alternativa cada vez más utilizada en aquellos casos en los que no interesa colocar un costoso aparato de aire acondicionado: apartamentos de verano, pisos en alquiler, viviendas de zonas no demasiado calurosas, etc.

Sistemas de aire acondicionado portátil
A pesar de que su tamaño puede ser un inconveniente a la hora de decidirnos, lo cierto es que estos aparatos tienen grandes ventajas: Ofrecen un fácil traslado de unas estancias a otras, no existe necesidad de hacer obras y además resultan tan útiles como los aparatos tradicionales por un precio notablemente inferior.

Hasta el momento hay dos tipos básicos de aparatos portátiles: Los de sistema Split y los Monoblock. Los primeros cuentan con un compresor exterior (se ubica fuera de la vivienda sin necesidad de colgarlo) conectado a través de un tubo con el aparato interior que refresca el hogar.

El sistema monobloque es, como su mismo nombre indica, un solo aparato que se coloca en el interior del hogar y que tiene la capacidad de expulsar el aire caliente al exterior mediante un tubo a la vez que refresca la estancia. Sin embargo, no enfrían con la calidad del anterior.

No obstante, antes de acabar debemos advertirte de que estos aparatos no son mágicos y también tienen sus desventajas, entre ellas su gran tamaño, su ruido y una potencia no excesivamente alta en comparación con el gasto de energía que supone.

Los precios van de los 300€ a los 800€ aproximadamente en función de la potencia y la calidad del aparato.