Sofá de papel reciclado
Hay ocasiones en las que te encuentras con artículos que te llaman la atención de un modo especial. Esto es lo que me ha ocurrido cuando vi este sofá de papel reciclado, un objeto con toda la apariencia real de un sofá tradicional de tela, pero que esconde una gran labor. Su diseño es de gran belleza y tiene el valor añadido de no dañar el medio ambiente, un detalle importante que cada vez está teniendo más peso entre fabricantes y consumidores.

Bien sea por verdadera concienciación o por la necesidad de ahorrar, en los últimos tiempos todos los artículos del hogar que puedan realizarse a partir de materiales reciclados están teniendo una mayor difusión y aceptación. Algunos de estos artículos puedes realizarlos tú mismo y darle una segunda oportunidad a objetos que en otro tiempo hubieras tirado. Por el contrario, si recurrimos a diseños tan espectaculares como este sofá, dudo mucho que el ahorro sea importante.

Sofá de papel reciclado
La cuestión es que nos encontramos ante un nuevo modo de concebir el diseño en mueblería y está claro que el resultado es muy atractivo. La forma de tratar y moldear el papel con el que se ha creado este sofá no tiene nada que envidiar a las telas más voluptuosas. Una estética muy vaporosa que se ha aplicado a 2 diseños diferentes. Por un lado un amplio tresillo de gran capacidad con respaldo y reposabrazos. Por otro lado, una butaca monoplaza que se ve acompañada de un cómodo reposapiés.

Lo que tienen en común ambos diseños, además de su exterior tan original, es el hecho de haber sido creados a partir de cojines. Podrás observar que todas las piezas carecen de patas, ya que han nacido de la idea de limitar materiales convencionales que conformen su estructura. La idea ha sido de un diseñador japonés, algo bastante lógico dado el gran uso que se le da al papel en oriente. A mí solo me queda una curiosidad, aparentemente es cómodo, pero pongo un poquito en duda su perdurabilidad.