Soluciones para una casa perfecta tras el paso del tiempo
Nuestro hogar tiene que ser ese sitio de descanso donde desconectemos de todo lo que nos provoca estrés, de ese modo, una casa con desorden o pequeños desperfectos no permitirán que logremos dicho fin, así que hay intentar que todo esté siempre de la mejor manera posible para que reine la calma. Procuraré ayudarte a disfrutar de un lugar sin rayaduras, ruidos en las ventanas, ni muebles que van perdiendo su color.

Con el paso del tiempo, el uso y el sol directo, los muebles van perdiendo su brillo, lo que antes te obligaba a lijar y volver a barnizar; ahora tienes restauradores en aerosol que se aplican directamente sobre superficies barnizadas, sin lijar. Si en el suelo de madera tienes arañazos superficiales, tienes varias opciones: los puedes tapar con ceras o masillas, que luego lijarás para igualar; o disimularlos con tinte o barniz. Hay nuevos formatos a modo de rotulador que te ayudarán a una fácil aplicación. Para recuperar el brillo, lo mejor son los limpiadores que incorporan cera y barniz juntos. La primera aplicación será directamente sobre el suelo con una esponja enceradora, las demás veces, a modo de tratamiento periódico, diluye el producto en agua y limpia con una mopa.

Otro daño común es el que sufren las ventanas de madera, el agua, viento, cambios bruscos de temperatura… todo ello puede estropearlas. Restáuralas lijando y después aplica un barniz protector (fungicida e insecticida) y un lasur con resinas y agentes anti-UV (es un barniz decorativo a poro abierto, el mejor para exteriores), los hay que no necesitan imprimación. Deben dejar respirar a la madera y permitir su movimiento natural. Recuerda que por la unión de la ventana y el muro puede entrar humedad y polvo al interior de la madera y pudrirla; séllalas con masilla elástica de poliuretano.