Suelos de cemento pulido
Con su apariencia rústica e industrial, los suelos de cemento pulido causan sensación en las casas de campo decoradas bajo los dictados del nuevo rústico, aunque también son perfectos para espacios urbanos del estilo de los lofts. Aunque pueda parecer lo contrario, son fáciles de instalar y de mantener.

Este tipo de pavimentos aporta un acabado muy especial y decorativo que resulta muy adecuado para las casas contemporáneas. Hoy os hablamos de las características más importantes de este material.

Estética industrial

Suelos de cemento pulido
Los suelos de cemento pulido no son exactamente un tipo de pavimento. Más que un material, se trata de un tipo de acabado que se le da a las soleras de hormigón para dejarlo liso, suave, brillante y preparado para el uso doméstico.

Una de sus ventajas más importantes es que apenas necesita mantenimiento, que es resistente y soporta el tránsito frecuente, por lo que suele instalarse en espacios públicos como, por ejemplo, tiendas o garajes. También es muy adecuado para casas, ya que es muy fácil de limpiar y completamente ecológico.

Se trata de un suelo muy recomendable para cualquier ambiente, incluidas las cocinas, ya que es resistente contra los impactos y a las manchas de aceite. Gracias al cemento pulido podemos unificar los ambientes instalando el mismo pavimento en toda la casa, incluidas las zonas húmedas.

Microcemento, una alternativa genial

Suelos de cemento pulido
Si te gusta el acabado de los suelos de cemento pulido, una alternativa interesante es el microcemento, que se ha convertido en tendencia decorativa, debido a la gran variedad de sus acabados y colores. ¿Sus ventajas? Todas: no se agrieta ni se estropea, no necesita juntas de dilatación. Además, resiste la abrasión y el uso frecuente, y es fácil de mantener y limpiar. Su grosor es mínimo y puede aplicarse en paredes y suelos.