Suelos de cerámica para la terraza
Aunque todavía no está haciendo tiempo de tomar el sol ni de disfrutar de tu terraza o jardín, ya mismo llegarán las buenas temperaturas y querrás pasar más horas en el exterior de tu hogar. No hay nada como una tarde de verano en la terraza disfrutando de tu familia y amigos, siempre y cuando este lugar sea acogedor.

Para tener una terraza bonita, fresca y acondicionada, una de las cosas a las que tenemos que prestar más atención es al pavimento. Si quieres hacer una reforma, primero tienes que decidir cuál es el más conveniente, estudiando los costes de obra, instalación y mantenimiento.

Los suelos de estos espacios suelen ser los más castigados, debido a las inclemencias del tiempo. Además, tiene una duración limitada y requiere de unos cuidados habituales. También tenemos que procurar que su deterioro no perjudique otras estancias de la casa. Una de las mejores apuesta es el suelo cerámico, ya que es muy versátil y tiene enormes posibilidades.

Además, este tipo de pavimento resulta más higiénico, más duradero, más práctico y más económico que otras opciones, como la madera, el barro cocido, el mármol o la pizarra. Además de su gran resistencia a las heladas, también resiste al rayado.

Por otro lado, otra de las ventajas es que se puede fabricar en suelo cerámico cualquier tipo de ambiente para la terraza. Puedes escoger desde un espacio más hogareño hasta lo más vanguardista, además de imitar otros materiales como la madera o la piedra.

Podemos resumir en que se trata de un tipo de suelo de altas prestaciones que, además de dar un bonito aspecto a nuestra terraza, nos faclitará considerablemente su mantenimiento.