Suelos de linóleo para el hogar
Cuando decoramos un hogar desde cero son muchísimas las cosas de las que tenemos que preocuparnos: además de las instalaciones básicas, las paredes y el suelo son algunas de las primeras de las que deberemos ocuparnos teniendo en cuenta que el resultado deberá ser a la vez práctico y decorativo.

En este sentido y centrándonos específicamente en el suelo, existen muy distintos tipos de pavimentos en el mercado entre los que podemos elegir basándonos en factores como la resistencia o la facilidad de limpieza, por ejemplo.

Si quieres un consejo, echa un vistazo a los suelos de linóleo… ¡seguro que no tardas en decidirte por ellos!

El material de los suelos de linóleo es realmente económico, resistente, decorativo y además respeta al medio ambiente, lo que lo convierte en una excelente opción para utilizar por todo nuestro hogar.

Suelos de linóleo para el hogar
Recientemente incorporado a la decoración de interiores (generalmente se utilizaba en instalaciones deportivas), el linóleo está compuesto por materias primas regenerativas de origen vegetal como el corcho, la resina o el aceite de linaza, por ejemplo.

Además de la cuestión medioambiental, el linóleo tiene otras ventajas como la posibilidad de escoger entre una amplísima variedad de tonalidades para combinar con nuestra decoración, la fácil instalación que ofrece y una solidez y firmeza que le otorgan una resistencia superior. Para sellar los poros del suelo y que el brillo no se pierda puedes utilizar algún abrillantador o cera especial para este suelo pero jamás barniz.

Por si con lo anterior un tuviésemos suficiente, las propiedades del linóleo garantizan una buena protección frente al desgaste y también frente a las manchas más graves como las de aceite o ácidos. De este modo, tu suelo mantendrá un perfecto estado de conservación durante más tiempo.