Suelos de parquet de imitación
Sencillo, elegante, cálido, ideal para todos los estilos decorativos… El parquet es un tipo de suelo de lo más versátil capaz de adaptarse a todos los espacios independientemente de su estilo decorativo.

Pero mantener siempre perfecto un suelo de madera natural es demasiado complicado, y es que cualquier mínimo golpe, movimiento y hasta el mismo paso del tiempo puede hacer que se raye, se pique o pierda color y brillo.

¿Te gustaría tener un suelo de parquet que no se estropease? Entonces utiliza para tu hogar alguna de las ideas que te dejamos a continuación… ¡Y luce parquet de imitación sin complicaciones!

Suelos de parquet de imitación

De cerámica y gres

Roble, arce, nogal, pino… A día de hoy puedes conseguir suelos prácticamente iguales a los de parquet con la diferencia de que resultan muchísimo más difíciles de estropear. Así, los suelos de cerámica (como los porcelánicos) garantizan durabilidad y unos resultados espectaculares que dotarán de gran elegancia tu hogar; con un mantenimiento diario mínimo podrás tenerlos siempre relucientes, mostrando esas perfectas imitaciones a las vetas y las distintas tonalidades de la madera.

Vinílicos

Son una opción muy económica, fácil de colocar con tus propias manos (infórmate acerca de su modo de aplicación) y con unos resultados impecables tanto a nivel visual como práctico. Están fabricados en policloruro de vinilo (más conocido como PVC), una especie de revestimiento plástico que permite unir la estética con una gran resistencia al desgaste.

Precisamente por eso, este material resulta ideal para los espacios de tránsito habitual no solamente en el hogar sino también en lugares públicos.

Tarima flotante sintética o laminado

El suelo se forma a partir de la unión de varias capas de derivados de madera sobre los que se coloca una última capa a base de compuesto sintético con una apariencia muy similar a la madera natural; generalmente se utiliza para ello un compuesto a base de resinas de melamina a alta presión.

Además de que su mantenimiento está garantizado entre 5 y 35 años (siempre en función del uso que se haga de él) este suelo es muy fácil de colocar, realmente decorativo y especialmente económico.