Suelos industriales baratos y resistentes
El estilo industrial es una de las tendencias de moda. Los ambientes tipo loft neoyorquino o británico, estancias recuperadas de antiguos almacenes o fábricas, conservan todos los elementos que antaño estaban destinados a su uso meramente práctico. Suelos de cemento, paredes de ladrillo e instalaciones con tuberías vistas son elementos habituales de estos ambientes, que hoy día la moda intenta reproducir en las casas más exclusivas.

Para conseguir un estilo industrial chic de plena tendencia en vuestra casa, existe una solución facilísima de instalar y a un precio muy interesante: los suelos vinílicos que imitan materiales industriales.

Imitación de acero galvanizado

Suelos industriales baratos y resistentes
En la imagen que abre el post aparece uno de los que a mí más me han gustado. Es un suelo de vinilo que imita los pavimentos de acero galvanizado, con los característicos relieves (en este caso, solo impresos) que sirven para evitar resbalones. El efecto está muy conseguido, y por ejemplo puede quedar genial en una cocina de inspiración industrial, con muebles lacados en rojo u otro color intenso y revestimientos de acero. Sobre estas líneas tenéis otra opción: un pavimento que simula un parqué de tablas de madera oscura. Ambos se instalan con cola de contacto sobre cualquier suelo que se encuentre en buenas condiciones.

En una pequeña caja

Suelos industriales baratos y resistentes
Este producto es de lo más interesante. Se trata de un suelo que se presenta en forma de rollo, en una pequeña caja donde caben metros y metros. Su nombre es Floor in a Box y lo podéis encontrar en centros de bricolaje y tiendas especializadas en revestimientos. Colocarlo no puede ser más sencillo: se desenrolla el producto, se extiende en la habitación y se corta a la medida. Como es autoadhesivo, no tendréis que liaros con pegamentos ni productos similares. El resultado lo podéis ver en la foto de la izquierda: un suelo que imita madera lavada, perfecto para decorar salones, baños, dormitorios o cocinas. ¡Qué buena idea!