Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

Aunque pueda parecer una utopía y un concepto totalmente novedoso, ya es posible comprar una casa que ha sido construida con una impresora 3D. Esta técnica de impresión, que ha evolucionado a pasos agigantados en los últimos diez años y nos ofrece usos antes inimaginables, también ha llegado al sector de la construcción. Estas viviendas tienen tres grandes ventajas que podrían convertirlas en la opción del futuro para muchas personas: el material usado es mucho más respetuoso para el medio ambiente, es durable y resistente y su coste resulta muchisimo inferior. De hecho, podemos conseguir una vivienda por un precio alrededor de 4.000 dólares.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

Otra de las grandes ventajas es que el diseño es totalmente personalizado y los resultados rapidísimos. En sólo un día tras haber elegido nuestro diseño, podemos tener lista nuestra vivienda. Parece increíble, ¿verdad?

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

La innovadora idea fue patentada por la empresa china Winsun que propone una impresión por capas para construir casas. Utiliza para ello un material también registrado, que mezcla cemento con fibra de cristal (una mezcla que da un resultado mucho más ecológica). Al usar considerablemente menos cantidad se abarata, no sólo en mano de obra, sino en material, lo que explica su bajísimo precio.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

Estas grandes impresoras 3D trabajan velozmente y sin pausa. Por eso, en un solo día, pueden llegar a crear hasta diez casas de 200 metros cuadrados, a partir del modelo de vivienda elegido por el comprador. Se usan para ello cuatro máqunas diferentes (las cuales miden entre 6 y 10 metros), que van construyendo la casa capa por capa, tal y como vemos en la fotografía.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

Esta compañía muestra un claro objetivo ecológico y por eso está probando con nuevos materiales para la construcción de viviendas, aún más baratos y ecológicos que la mezcla de cemento y fibra de cristal. Por ejemplo, a partir de materiales de derecho o, incluso, residuos mineros.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

La forma de construcción propuesta por Winsu ahorra entre un 30% y un 60% los residuos de la construcción, y puede llegar a disminuir los tiempos de producción entre un 50% y un 70%. 24 horas después de haber elegido nuestro diseño, podemos tener ya nuestra casa construída, aunque después el ensamblaje de ventanas y puertas y, por supuesto, otras tareas como suelos o pinturas tardarían el tiempo convencional.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

La idea de Winsun ha sido fuertemente admirada tanto en el mundo occidental como oriental. La empresa ha prosperado en pocos meses enormemente y, al día de hoy, ha logrado construir un bloque de apartamentos de cinco pisos y 1.1000 con la gran impresora.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

En este vídeo, puedes ver cómo lo hacen exactamente.

Esta idea puede sonar extraña, pero tiene con múltiples ventajas positivas, especialmente las medioambientales y demográficas, ya que hay países superpoblados -como China- donde el problema de la vivienda es enorme. Quizá por ello, no han tardado en salirle imitadores nacionales que, además, ofrecen un producto aún más durable y económico.

Otra compañía china se ha apuntado a la idea, prometiendo la construcción de casas que usan el mismo procedimiento de impresión a partir de macro impresoras, pero con un material mejorado, que deja de lado por completo al cemento. Estas viviendas, según esta empresa, llamada Zhuda, podrían estar acabadas en menos de 72 horas. Según su equipo directivo, este nuevo material (el cual no ha querido desvelar) revolucionará por completo el mercado de la construcción, especialmente porque es mucho más resistente que el cemento, lo que protege a las personas en zonas frecuentemente sometidas a terremotos. Además, el precio de las mismas podría llegar a costar hasta diez veces menos.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

Si efectivamente este nuevo material y esta innovadora tecnología lograran imponerse en el mercado, el costo de las viviendas bajarían notoriamente y miles de personas tendrían más fácil el acceso a la vivienda. El coste puede variar mucho (hoy en día, no cuesta lo mismo una casa en China que en Europa), pero quizá aquí el precio estaría a partir de los 570 dólares por metros cuadrados. Además, los propietarios podrían personalizarla a su antojo, igual que en las viviendas convencionales: elegir los materiales para la cocinas, suelos de madera o cerámicos y un largo etcétera… pero ya habrían abaratado costes en la construcción de la vivienda, a menudo lo más caro.

Ya se pueden imprimir casas con impresoras 3D

Otra empresa que ha tenido una idea smilar es WASP, conocida por fabricar la impresora 3D más grande del mundo, de 12 metros de alto. En este caso, utiliza el barro para construir la estructura de las viviendas y está pensada para poder, a menor coste, fabricar casas en el tercer mundo. Es un material que abunda en el suelo y que ofrece la resistencia necesaria para esta construcción. El hecho de hacerlas con una impresora abarataría costes. “De aquí a 2030 estimamos haber hecho viviendas adecuadas y dignas para millones de personas. En el mundo hay más de 4.000 millones de ciudadanos que reciben unos ingresos anuales infoeriores a los 3.000 dólares”, dijo el portavoz de la empresa WASP sobre BigDelta, el nombre de esta grandísima impresora.

¿Crees que estas viviendas construidas con esta curiosa técnica se popularizarían en España? ¿Te gustaría tener una de ellas?