Color y vitalidad con el estilo gipsy
¿Quieres darle aires nuevos a alguna estancia del hogar? ¿Por qué no pruebas con la decoración gipsy o zíngara? Aunque para algunos sea de lo más barroco y abigarrado, está ganando muchos adeptos gracias al color y la vitalidad que aporta a las viviendas. Sus colores contrastantes y la infinidad de detalles son las claves de este estilo no apto para los amantes de lo minimalista y lo simple.

El estilo gipsy es una mezcla del hippie, el naif y el barroco y, como consecuencia, en él vale todo: espacio llenos de objetos, color, telas, adornos… No podrán faltar las tonalidades más brillantes, los objetos superpuestos y los estampados mezclados.
Seguir leyendo