Cómo adaptar el dormitorio para personas mayores o discapacitadas
Hace unas semanas te dimos algunos consejos para adaptar el salón y el baño para personas mayores y discapacitadas y hoy queremos seguir ayudando, en la medida de lo posible, a las personas que por cualquier circunstancia tengan una movilidad reducida.

En esta ocasión vamos a centrarnos en el dormitorio, la estancia más íntima del hogar, donde debemos encontrar la paz y la relajación necesaria para descansar toda la noche y recobrar fuerzas para el día siguiente. En el caso de las personas mayores o discapacitadas, será necesario facilitarles el acceso a la cama, a la luz y conseguir que tengan un cierto grado de independencia. Te contamos cómo conseguirlo a continuación.
Seguir leyendo

Cómo adaptar el baño para personas mayores o discapacitados
Cuando las personas se hacen mayores es necesario adaptar algunas partes de la casa para evitar accidentes y facilitar la accesibilidad. El otro día nos centramos en el salón, la parte principal del hogar, pero hoy queremos hablar sobre otra zona de la vivienda: el baño.

El cuarto de baño es una de las zonas que requieren una mayor inversión en caso de querer adaptar una casa para mayores o personas con movilidad reducida, especialmente si se tiene bañera. Y es que para evitar caídas y facilitar la accesibilidad es recomendable sustituirla por un plato de ducha, si es posible, a nivel del suelo. Pero este no es el único cambio que se deberá hacer en la estancia. Te contamos las claves de la adaptación del baño a continuación.
Seguir leyendo

Cómo adaptar un salón para las personas mayores
Llega un momento en el que todas las personas mayores necesitan unos cuidados y una adaptación de su hogar que les evite accidentes y les facilite su actividad diaria. Por supuesto, los cambios en la vivienda dependerán tanto de las características de la vivienda como del grado de autosuficiencia de los habitantes.

Por eso, antes de nada, es importante hacer un estudio sobre las mejores formas de adaptación al entorno. Además, es conveniente que el propio edificio tenga unos acondicionamientos mínimos dados, como un ascensor o una rampa o elevador para minusválidos. Cada estancia de la casa necesita un tipo de adaptación, pero hoy nos vamos a centrar en el salón.
Seguir leyendo