Cómo crear una sala de meditación
En nuestra cultura cada vez hay más personas estresadas que empiezan a notar el efecto del estrés y la ansiedad en su salud, y muchas de ellas no les queda más remedio que buscar alternativas para estar bien como es por ejemplo la meditación. Esta práctica oriental es milenaria porque su efectividad sobre las personas es al 100% siempre que se realice correctamente. La meditación ayuda a reducir el estrés y a sentirnos mejor, además de una larga lista de beneficios físicos y emocionales… algo que podrás conseguir si dedicas una sala de tu hogar a la meditación de forma exclusiva.

Una sala de meditación puede reflejar tu estado de ánimo mientras estás meditando, es decir, necesitará que sea una estancia de colores claros (claridad mental) y despejada (espacio mental). Además deberá estar destinada a ayudarte a conectar con la tierra, con el silencio y con tu yo interior, algo que queda enterrado durante el resto del día. Será un espacio que te ayudará a refugiarte del mundo. Si no puedes hacerlo en una sala entera, procura tener una zona del hogar que sea exclusivo para esto.
Seguir leyendo

Aprende cómo traer el “cine” a casa

Si eres de los que les gusta ir al cine, pero por sus altos precios o tu disponibilidad de horarios no te es posible ir a menudo, te recomendamos reservar un rinconcito del hogar para dedicarlo a esta bonita afición. Podrás verlas solo o con los seres queridas y pasarás tardes en esta sala o rincón de cine en casa que podrás recrear de mil maneras diferentes. ¿Cómo? Con una pequeña adaptación de los espacios, algo de creatividad y un puñado de ideas. Después, sólo tendrás que coger las palomitas y dar al play.

Lo ideal sería destinar una sala o habitación al espacio que hará las veces de cine, por ejemplo, el cuarto de la plancha o esa despensa que ya no utilicemos, pero, si esto no es posible, nos las podemos apañar igual de bien en un rincón (por ejemplo del salón). Tanto sala como esquina deben estar ubicados en un sitio con poca luz o, al menos, con persianas o cortinas que no dejen pasar la iluminación exterior para conseguir tener una experiencia cinematográfica completa. Igualmente, debemos elegir un sitio poco ruidoso (un sitio cerca de la ventana del patio, donde oigamos a los vecinos hablando no nos dejará escuchar la película con la concentración que deseamos). Si es posible, elige un lugar con alfombras (o colócala allí), ya que este tejido incrementará la comodidad (nos podremos descalzar) y ayudará a mejorar la acústica. Si estás montando tu sala de cine en un rincón, coloca unas cortinas o un biombo que delimiten el espacio.
Seguir leyendo