Tapicerías vintage, pon un toque chic a tu salón
Los muebles tapizados son uno de los protagonistas de la decoración del hogar. Sofás, butacas, sillas y sillones se convierten en el elemento más preciado para nosotros, sobre todo cuando se trata de descansar tras una dura jornada de trabajo. Por eso, que sean confortables es uno de los requisitos imprescindibles que han de cumplir.

Pero, además, queremos que sean bonitos y especiales. Que decoren nuestro espacio. Y, en eso, la tapicería tiene mucho que decir. A la hora de elegirla lo habitual es no arriesgar y decidirse por telas lisas de colores moderados, a menudo combinados con el ambiente. Hoy me gustaría proponeros una idea más atrevida, pero también mucho más potente, decorativamente hablando: elegir muebles tapizados con telas vintage.

La fiebre Union Jack

Tapicerías vintage, pon un toque chic a tu salón
Ya sean de estilo clásico, industrial o modernos, las tapicerías de estética vintage son un plus para cualquier pieza de asiento. El sofá o la butaca ganan gracias a ellas. Uno de los diseños que están hoy muy en boga son las tapicerías ilustradas con la bandera Union Jack del Reino Unido, o con la de los Estados Unidos. Triunfan siempre.

Elígelas para asientos o para cojines. Para tapizar taburetes, pufs o, incluso, confortables sillones de brazos. Conviene optar por telas sencillas, de estilo rústico como linos y lonetas. Son resistentes y aportan una belleza natural que va muy bien con este tipo de diseños.

Diseños recuperados del pasado

Tapicerías vintage, pon un toque chic a tu salón
Otro tipo de diseños que resultan infalibles son los decorados con motivos de aire romántico: telas que reflejan franqueos de cartas postales, partituras, palabras escritas con bella caligrafía, o rosas antiguas. Seguro que llamarán la atención por su belleza.

Y… ¡qué decir de los diseños retro! Nos brindan un amplísimo repertorio de ideas para elegir. Eso sí, para que desarrollen toda su capacidad decorativa no han de quedarse en medias tintas, sino que deben ser llamativos, poderosos. Como los motivos geométricos que triunfaban en los 70. Cualquiera de estas sugerencias añadirá un plus de creatividad y belleza a vuestro salón.