Técnicas para tapar las entradas de aire de puertas y ventanasCon la llegada del invierno las temperaturas en el exterior caen en picado mientras que las del interior de casa tienden a subir, y bastante por cierto. Sin embargo, a veces nuestros esfuerzos por mantener una temperatura cálida en el hogar puede resultar en vano si no tenemos todas las infraestructuras a punto.

Con el tiempo, por ejemplo, las puertas y las ventanas se van deteriorando y causando inevitablemente que queden unas rendijas en los extremos por las que no sólo se escapa el calorcito de casa, sino que además acaba entrando el frío de fuera. Para evitarlo debes cubrir estos huecos de una forma eficaz.

¿Quieres saber cómo hacerlo? Aquí te dejamos algunas ideas.

Para las ventanas puedes utilizar burletes autoadhesivos o espumas de poliuretano. La primera opción es muy efectiva además de económica. Sólo tendrás que comprar el material, cortarlo a la medida perfecta y pegarlo junto al filo de los extremos por los que se cuela el aire cuando las puertas y ventanas están cerradas. Recuerda que son autoadhesivas, por lo que debes procurar no ensuciar la parte en la que está la banda de pega. También hay burletes de espuma autoadhesivos para pegar en los perfiles de las ventanas y conseguir el mismo efecto.

Otra opción es la espuma de poliuretano, que simplemente deberás poner en las juntas fijas de las ventanas. Unas más modernas son las de tubo flexible o metal, que contienen unos tubos de vinilo que protegen los interiores del frío.

En la parte inferior de las puertas puedes utilizar bandas flexibles como los cortavientos de cepillo, fáciles de instalar, muy efectivos y que facilitan un perfecto deslizamiento de la puerta para que no resultaren incómodas a la hora de abrirla y cerrarla.

Son similares los protectores de escobilla, que pueden pegarse como los anteriores o bien ir atornillados a la puerta (siempre es preferible la primera opción por su facilidad de instalación). Están hechos con tiras de nailon y un armazón flexible para que la puerta se deslice suavemente. Un defecto: puede acumularse la suciedad entre sus tiras.