Tipos de brillos en las pinturas para el hogar
Siempre es buena época para pintar el hogar, ¿no crees? Tanto si las paredes están necesitadas de una pintura como si estás cansado de ver siempre los mismos colores. Una vez te has decidido a ponerlo todo patas arriba para darle un aire nuevo a tu vivienda, tendrás que escoger las tonalidades que mejor vayan con tu decoración y, por supuesto, con tus gustos, y el tipo de pintura (plástica, sintética, sin goteo, de clorocaucho…).

Sin embargo, todavía te quedará otra elección: el tipo de lustre de la pintura, es decir, el brillo que tendrá en la superficie una vez esté seca y que le dará el acabado que realmente deseas. Para hacer la elección tendrás que tener en cuenta la parte de la casa que quieras pintar, el tipo de superficie y cuanto quieres que dure el resultado.

Tipos de brillos en las pinturas para el hogar
La menos brillante de las pinturas es la mate. Es porosa y ayuda a cubrir las imperfecciones de la pared. Sin embargo, también se ensucia más rápido y sufre daños de humedad más fácilmente. Normalmente es usada en techos o lugares de bajo tráfico. Por otro lado está la semi-mate, más porosa todavía aunque más lustrosa. Es más resistente y fácil de limpiar.

La pintura satinada tiene un terminado más aterciopelado y suave y es más brillante que las anteriores. Se trata de la mejor opción para los lugares de alto tráfico, como la cocina, baños o habitaciones de los niños, ya que su superficie puede ser limpiada regularmente. Por su parte, el lustre semi-brillante o semi-gloss aún es más durable y fácil de limpiar, aunque las imperfecciones en la pared se ven muy fácilmente. Además, es muy llamativo.

Por último encontrarás la pintura brillante, muy poco popular para interiores. Es muy fácil de limpiar pero las imperfecciones se verán mucho más que con cualquier otro tipo de lustre.