Tipos de cerámica para la decoración
La cerámica es sin duda uno de los materiales más recurrentes de la decoración de cualquier hogar, no solamente en los recubrimientos de suelos y paredes sino también en el mismo mobiliario y la ornamentación.

Sin embargo, a la hora de hacer una distinción entre los diferentes materiales nos hacemos un inmenso lío del que no sabemos cómo salir.

Si quieres conocer mejor cuáles son los tipos de cerámica más utilizados en decoración y de ese modo ir con más idea a tus tiendas de muebles y decoración ya sabes, ¡toma nota de lo que te contamos!

La cerámica surge básicamente de la unión de arcilla y agua sumada a otras composiciones químicas que crean los distintos tipos de acabados:

Tipos de cerámica para la decoración
– Azulejos: Está cubierto por un esmalte brillante que le otorga un fuerte potencial para la decoración de interiores, y es que además puede tener un gran valor ornamental con distintos tamaños y volúmenes, formas, colores y texturas.

– Gres esmaltado: Se utiliza tanto en espacios exteriores como en interiores, pues acostumbra a tener una buena resistencia además de un importante valor decorativo gracias a que puede tener texturas mate o brillante y realizarse en un montón de colores con diversos motivos decorativos.

Tipos de cerámica para la decoración
– Gres de porcelana: Tiene una buena resistencia y suele utilizarse en suelos y paredes interiores o exteriores. La variedad esmaltada tiene un esmalte vitrificado monocolor o decorado con un poco de brillo mientras que la no esmaltada se presenta casi del modo resultante tras su fabricación.

– Gres rústico: Perfecto para fachadas y soldados exteriores o para los suelos de constante paso, este tipo de suelo ultra resistente e imperfecto (es el efecto deseado) proporciona un aspecto rural a las estancias.

– Barro cocido: Es el de toda la vida, un material resistente tratado previa y posteriormente a la cocción con el fin de lograr resultados perfectos (impermeabilidad, color, etc.).