Tipos de estanterías
Los problemas de almacenamiento son algo más que común en la decoración de la mayoría de hogares, y es que si bien al principio no acostumbramos a ornamentar demasiado las estancias con el paso de los años las piezas acaban por acumularse sobre nuestros muebles o armarios.

Una de las mejores soluciones ante esto pasa por una de las piezas clave de los interiorismos como son los estantes y estanterías, muebles que pueden adaptarse a prácticamente cualquier rincón y resultan de lo más útiles y decorativos.

En el baño, en la habitación, en la cocina, en la galería… Los mejor de estos muebles es su capacidad de adaptación a cualquiera de los espacios de tu hogar, no solamente porque los encontrarás en muy distintos estilos y acabados (madera, acero, vidrio, plásticos, etc.) sino porque además también podrás escoger un tamaño que se adapte a tus necesidades.

Tipos de estanterías
De hecho, hay un montón estantes distintos pensados para adaptarse a cualquier rincón… Si por ejemplo necesitas una pieza bastante grande y tienes suficiente espacio en la estancia puedes optar por las tradicionales estanterías dotándola de tantas baldas como precises siempre teniendo en cuenta dejar un espacio prudencial para el almacenamiento. Puedes comprarlas en tamaños estándar o bien personalizarlas en las dimensiones que precises (lo más habitual es a partir de un metro).

Tipos de estanterías
Si por el contrario no dispones de espacio, las baldas sueltas (bases de madera uniformes lisas y tratadas) o mini-estanterías (con un par de estantes) colgando de la pared en espacios que no entorpezcan el paso o las actividades que se desarrollen en el espacio en concreto. Algunos ejemplos son la parte superior del inodoro, de la cama del dormitorio o en la cocina sobre el fregadero.

Lo mejor es que además no debes tomar la decisión de colocar estas piezas en el preciso momento que decoras la habitación, sino tan pronto como aparezca esta necesidad en el espacio.

Hoy en día puedes encontrarlas en un montón de formas distintas, desde las tradicionales rectangulares (en vertical u horizontal) hasta otras redonda, en triángulo y en todo tipo de formas inverosímiles.