Tipos de gres para la decoración
Aunque a veces no les damos el protagonismo que merecen, los recubrimientos que ocupan los suelos y paredes de nuestro hogar son la base del resto de la decoración y por tanto podrán convertirse en una marca de estilo.

Precisamente el estilo es lo que quieren conseguir muchas personas que encuentran en el gres una solución ideal para conseguir elegancia, calidez y confort para sus hogares.

A continuación te contamos mejor algunas de las características y usos propios de este material en la decoración del hogar… ¡No te lo pierdas!

El gres es un tipo de cerámica decorativa especialmente utilizada para suelos, paredes y fachadas exteriores, algo que precisamente lo diferencia de otros tipos como por ejemplo los azulejos o las baldosas de porcelana.

Tipos de gres para la decoración
En este sentido, existen distintos tipos de gres que podrás emplear en la decoración del hogar. Son los siguientes:

– Rústico: Cualquiera de los múltiples acabados, tonalidades y texturas de este tipo de gres poseen una apariencia bastante natural, que lo que resulta decorativamente perfecta para los suelos y las fachadas de los edificios.

– Porcelánico: A pesar de que su nombre nos llevaría a pensar que es frágil y fácilmente rompible nada más lejos de la realidad, pues el gres porcelánico es de lo más fuerte y resistente. En el interior del hogar este tipo de gres dará un aspecto menos artificial a la decoración.

– Esmaltado: Es el más habitual en el interiorismo de los hogares, por lo que encontramos en el mercado una amplísima variedad de diseños con formas, colores, pigmentos y texturas distintos que te permitirán escoger el modelo más adaptado a tus gustos. No obstante, si este material tiene un defecto es que no resulta tan resistente como los anteriores (lo que no significa que vaya a destrozarse a la primera de cambio).