Tipos de grifos para el hogar
Aunque al entrar en una casa acostumbramos a fijarnos en lo más superficial de su decoración, a la hora de la verdad lo más importante es hacer del hogar un lugar cómodo y confortable donde cada uno de los detalles haya sido pensado para hacernos la vida más fácil.

En este sentido, la grifería utilizada en cada una de las estancias es fundamental… ¿Conoces los sistemas que mejor podrían ir en cada caso? Si la respuesta es negativa presta atención al siguiente artículo, ¡te contamos algunas de las clasificaciones más comunes!

Existen muchos sistemas distintos de griferías, generalmente clasificadas como lassimples y las mezcladoras: mientas que las primeras solamente tienen una entrada (para jardines, garajes o fregaderos, por ejemplo), las segundas tienen dos entradas para el agua caliente y otra para la fría.

Los mezcladores pueden tener diversos sistemas, entre los que se encuentran los siguientes:

– Pulsador: Es el tradicional de los aseos o fuentes públicas, aquellos grifos que solo funcionan cuando se presiona sobre la muletilla. Cuando dejas de apretar el botón o la palanca el grifo deja de sacar agua para dejar salir solamente la que se considere necesaria.

– Temporizadores: Generalmente utilizados en entornos públicos, estos grifos lanzan un chorro controlado de agua durante el tiempo que se haya programado. Cuando acaba el tiempo la válvula se cierra, por lo que si necesitas más deberás volver a apretar.

– De tuerca vuelta: Es muy sencillo y práctico para fregaderos, aunque puede que con él caigas en el mal hábito de gastar más agua de la cuenta. Se trata de ese grifo cuya maniobra supone un sencillo giro de un cuarto de vuelta a la cabeza del grifo; eso sí, no podrás regular la temperatura del agua.

– De tuerca: Es el más común en fregaderos, lavabos, bañeras, duchas y bidés. Está compuesto por la cabeza y el cuerpo y cuenta con dos tuercas a izquierda y derecha del cuello para regular la temperatura resultante a nuestro gusto.

– De bola: Son la clara competencia de los de tuerca, y es que resultan incluso más cómodos y fáciles de utilizar tanto en los espacios de la cocina como en los del baño. Como su mismo nombre indica, se trata de esos grifos que tienen forma de bola en la parte inferior por debajo de su única asa, que se mueve de arriba hacia abajo para controlar la presión y de izquierda a derecha para regular la temperatura.