Tipos de mesitas de noche
Punto de apoyo, espacio de almacenamiento, mueble complementario… En un dormitorio de matrimonio que se precie no puede faltar la mesita de noche, uno de esos muebles imprescindibles para la decoración del hogar aunque no precisamente indispensables.

Esto significa que, a pesar de que su utilidad puede no ser de lo más destacable, su uso es ya tan habitual que una habitación no parece estar completa sin una de ellas a cada lado de la cama.

En realidad existen múltiples estilos y modelos de mesitas de noche, por lo que la cantidad de ideas es casi infinita. A continuación te dejamos algunas de las ideas más tradicionales y también algunas de las más innovadoras:

– Mesita tradicional: Es aquella que llega a la altura misma del dormitorio, generalmente del mismo material que la estructura de la cama y con un mínimo de uno o dos cajones complementados o no por un espacio libre en la parte superior o inferior.

Tipos de mesitas de noche
– Mesas pequeñas: Habitualmente se utilizan las de estilo vintage, estructuras redondas de acero o forja con unas patitas ligeramente retorcidas que dan un punto de lo más romántico a la estancia. Eso sí, en este caso nada de almacenamiento.

– Baldas: Son una buena opción para las estancias más minimalistas o para aquellas demasiado pequeñas que quieren evitar el abarrotamiento visual del espacio. En este caso, la balda no supone ninguna solución de almacenamiento pero sí un punto de apoyo para algunos básicos como la lamparilla o el despertador y otros objetos como las gafas o los libros, por ejemplo.

– Estructuras cuadradas: Son una mezcla entre las dos anteriores, y es que aunque la base ocupa prácticamente lo mismo que una mesita en realidad supone el mismo espacio de almacenamiento que una balda (en realidad prácticamente nulo). Eso sí, el hueco entre la parte superior del mueble y la base inferior puede servir como una pequeña librería o similar.

– Otros objetos: Muchos objetos pueden ser susceptibles de convertirse en mesitas de noche. Algunas de las ideas que más nos gustan son los baúles, las maletas de estilo vintage apiladas de mayor a menor o los pequeños peldaños decapados de madera, por ejemplo.