Tipos de office para la cocina
Como la mayoría de vosotros sabréis, se llama office a ese rincón de la cocina utilizado para llevar a cabo los desayunos, comidas y cenas solo o acompañado.

Además de ser un buen recurso decorativo para las cocinas más amplias, los beneficios de tenerlo son innumerables: Entre ellos está el hecho de tener más espacio para trabajar, de poder comer controlando los alimentos que hay en el fuego, de recoger más rápido o de evitar ensuciar el salón o comedor, entre otras cosas.

Razones como estas bastan para soñar con tener este práctico espacio en la cocina, algo que, a diferencia de lo que piensas, no solamente pueden permitirse las cocinas más grandes.

Echa un vistazo a las distintas posibilidades y decántate por la que más se ajuste a tus gustos, necesidades y, por supuesto, también a tu espacio:

– Mesa: El recurso de toda la vida es colocar una mesa con sillas a modo de comedor. Aunque es el sueño de cualquiera, esto solo se lo pueden permitir los espacios más amplios… Si no tienes esta suerte también puedes optar por colocar algunas de esas mesas plegables pegadas a la pared, siempre tan prácticas y poco voluminosas.

Tipos de office para la cocina
– Isla: Es la forma más envidiada, y es que ubicada cerca del resto del mobiliario supone un espacio perfecto tanto para cocinar (zona de cocción o de limpieza, por ejemplo) como para poder comer acompañado por un número de personas reducido. Sin embargo, se necesita una amplia estancia cuadrada para que sea práctico y funcional a la vez que decorativo.

– Barras de desayuno: Es una gran opción para las estancias más pequeñas que no quieren renunciar a su propio espacio de office. Generalmente, esta opción se utiliza para las cocinas más pequeñas o para las de forma rectangular, donde podremos conseguir un espacio confortable de como mínimo un par de personas… Acompáñalo con un par de taburetes altos y conseguirás un espacio ideal para tus desayunos y cenas.