Tipos de pintura para el hogar
Los colores, los diseños, los estilos decorativos… A la hora de pintar son muchas las cosas que debemos tener en cuenta, aunque sin duda la más fundamental para determinar el acabado que tendrá la superficie será el tipo de pintura que utilizamos.

¿Todavía estás un poco verde en el asunto? Entonces echa un vistazo a este rápido repaso por los distintos tipos de pintura existentes y estarás preparado para escoger el más idóneo para cada superficie.

Barnices, esmaltes, lacas, colorantes, entonadores, selladores… Cada uno de ellos posee unas características físicas y químicas especiales que harán que sean más o menos apropiadas para cada espacio o para conseguir los resultados que tú mismo esperabas.

Estos son algunos de los más comunes:

– Temple: Es la más habitual, un tipo de pintura permeable y porosa de tipo mate que no debe ser expuesta a zonas al aire libre que se puedan mojar con la lluvia (no serían resistentes).

– Pintura plástica: Similar pero distinta a la anterior, este tipo de pintura es perfectamente aplicable a las zonas húmedas en tanto que posee una mayor resistencia al agua y hasta al frote (pero no directamente al agua). Puede ser mate, brillante o satinada y se aplica normalmente sobre yesos y cementos, pues sobre otros materiales (metal o madera) habría que realizar una imprimación.

– Esmalte graso: Utilizada para interiores y exteriores y en todo tipo de superficies (madera, metales, paredes, etc.); esta pintura es resistente al agua pero no demasiado al sol, que hará que el color vaya perdiendo fuerza.

– Esmalte sintético: El acabado es liso y con aspecto mate, satinado o brillante. Se utiliza para proteger metales y maderas en ambientes cerrados o al aire libre.

– Al cemento: Es ultra resistente, y es que ni siquiera los elementos climáticos (lluvia, vientos, etc.) consiguen desgastarlo con facilidad. La pintura al cemento (en polvo) debe mezclarse con agua y ser aplicado de inmediato.

– A la cal: Otra súper resistente independientemente de las condiciones meteorológicas, pero hay que andarse con ojo puesto que es corrosiva. El acabado es mate y puede utilizarse sobre yesos, maderas o metales.

– Lacado: Proporciona un precioso acabado liso y brillante que queda fenomenal sobre los elementos de madera como muebles o puertas, por ejemplo.

– Decorativas: Con efecto imantado, de pizarra, metalizadas, de imitación a materiales naturales… Se trata de pinturas innovadoras y originales que dan un toque diferente a las superficies.