Tipos de recubrimientos para paredes
La mayoría de los hogares acostumbran a utilizar la pintura como base de la decoración de las paredes, y es que se trata del recurso más tradicional, económico, fácil y con garantía de éxito.

Sin embargo, a veces nuestras paredes necesitan una renovación que las haga verse distintas, ya sea para darles un toque más moderno o para potenciar un estilo determinado en las estancias.

Aquí te dejamos algunos recursos alternativos a la pintura, ¡atrévete a innovar en alguna de tus estancias!

Tipos de recubrimientos para paredes
– Empapelado: Fue toda una tendencia hasta los 90, cuando comenzó a quedar completamente desfasado. Hoy el papel pintado vuelve a ser una de las últimas tendencias en decoración de interiores, y es que además de que existen miles de diseños para todos los gustos y estilos es un recurso fácil y rápido para renovar tus paredes.

Fotomurales: Son enormes imágenes (en resoluciones de buena calidad) capaces de cubrir paredes enteras con aquella imagen que elijas. Es una de las mejores opciones estéticas no solo a nivel visual sino también para conseguir aportar a cada espacio el ambiente que buscamos.

– Murales Trompe l’Oeil: Son nada más y nada menos que murales que crean ilusiones ópticas de espacios, ‘trampas para el ojo’ que colocadas estratégicamente conseguirán ampliar visualmente los espacios. De este modo, por ejemplo, podrás colocar paredes, ventanas o balcones en realidad inexistentes.

– Revestimientos: Tus paredes pueden ir completamente cubiertas por madera, piedra (mármol, ladrillo, etc.), cerámica (azulejos o porcelana, por ejemplo) o acero, entre muchos otros materiales. Eso sí, deberás informarte bien antes de tomar una decisión puesto que no todos los materiales son recomendables para todos los espacios ya sea por estética o por funcionalidad.

– Venecitas: Son mosaicos decorativos a base de pequeños azulejos o piedrecitas, perfectos para decorar espacios húmedos como cuartos de baño o cocinas puesto que poseen una enorme resistencia a la humedad y son muy fáciles de limpiar.

– Acero inoxidable: Este recubrimiento es perfecto para la cocina, donde será resistente y sobre todo muy funcional gracias a su facilidad de limpieza.

Y tú, ¿has utilizado alguna otra técnica en las paredes de tu hogar?