Tipos de sofás cama
Puede que cuando estamos completamente inmersos en el proceso de decoración de nuestro hogar no pensemos en la importancia que tienen algunas piezas para el hogar y, sin embargo, si nos detenemos a pensarlas probablemente se conviertan en grandes ideas y mejores soluciones para el futuro.

Es el caso del sofá-cama, esa afortunada combinación que nos permite disfrutar de las ventajas estéticas y de confort de los sofás tradicionales pero que esconde detrás la práctica opción de convertirse en eventual dormitorio.

Aunque generalmente los vemos todos iguales, lo cierto es que existen muy distintos sistemas de funcionamiento que pueden convencerte o no más allá de un sentido estético.

Son los siguientes:

Tipos de sofás cama
– Italiano: Es el sofá cama desplegable más tradicional. Puede que sea más dificultoso de plegar y desplegar, por lo que más vale que lo pruebes tanto abierto como cerrado antes de tomar una decisión.

– Sofá futón: Aunque su inspiración procede de las camas japonesas, los sofás tipo futón occidentales acostumbran a situarse sobre un bastidor (de madera generalmente) y están rellenos con una mezcla de espuma y algodón que los hace más gruesos. Es una perfecta alternativa barata para habitaciones secundarias o para estudios muy pequeños.

Tipos de sofás cama
– ‘Clic-clac’: Es un modelo muy sencillo y fácil de utilizar que consiste en abatir el respaldo para crear la cama (algunos son articulables). De este modo, las dimensiones del sofá son resultado de la suma de medidas entre el respaldo y el asiento.

– Con cajón: Son similares a los anteriores, pero con la diferencia de que tienen oculta una parte más que al extenderse dejará espacio suficiente para extender el colchón que había plegado a modo de sofá.

Esperamos que este artículo te haya echado una mano a la hora de tomar una decisión. Suerte, ¡y a aprovechar ese sofá!